Featured Post

NORTH-AFRICAN IMMIGRANTS IN RURAL CENTRAL SPAIN

( This paper was never published. Some 12 years old, still worth reading and give consideration. It is reproduced here to anyone's curio...

Saturday, April 25, 2009

Freakies of my youth IV: El coronel DeCastries


Este militar francés pasó a la historia como el héroe de Dien-bien-fu, aunque en realidad fue el que rindió la base militar a las fuerzas del Viet-minh en la primavera de 1954. A mis tiernos once años devoraba las reseñas que cada día publicaba La Vanguardia de la batalla y asedio de la base francesa.
En mi entorno, los sentimientos sobre la guerra de Indochina eran ambiguos. La francofobia que se arrastraba desde casi la I Guerra Mundial ( o desde la guerra de la Independencia) se mantenía, pero, por otro lado, no dejaba de ser una guerra colonial y los vietnamitas se veían como insurgentes que, además, eran comunistas; o sea, demonios con cuernos y rabo. Aunque “los buenos” fueran los blancos occidentales, si acababan perdiendo los franceses, pues que se jodan los gabachos.

Algunas referencias se hacían al hecho de que en las fuerzas de la Legión Extranjera francesa había bastantes españoles, muchos jóvenes exilados después de la Guerra Civil que no encontraron otro modo de buscarse la vida.

Christian Marie Ferdinand de la Croix de Castries (11 August 1902 - 29 July 1991) volvió a Indochina como coronel (antes había estado un tiempo y resultó herido) y cuando la colección de incompetentes que mandaron sucesivamente el ejército expedicionario francés en Indochina decidieron que con una base fortificada serían capaces de controlar el flujo de suministros del creciente ejército del Viet-minh y derrotarlo, le encargaron la defensa de Dien-bien-fu. En contra de las más elementales reglas de la defensa desde antes las Guerras Médicas que siempre priman que se mantenga el terreno más alto, que es por lo que castillos y fortalezas se sitúan en montículos, cuanto más escarpados, mejor, aquellos imbéciles construyeron la base militar en un hoyo. El general Giap lo comparó con un bol de arroz.

No es que Giap fuera tampoco un genio de la guerra. Llevaba tiempo perdiendo todos los enfrentamientos, estaba empeñado en plantear batallas con los franceses al estilo de la I Guerra Mundial y en Dien-bien-fu tuvo un número de bajas que en cualquier otro ejército hubiera motivado su destitución o hasta su ejecución sumaria por inútil.
Tardó veinte años en entender que era mucho más rentable la guerra de guerrillas que luego le sirvió para expulsar a los norteamericanos del Vietnam.

Con los suministros que debían llegarle por aire comprometidos por la artillería vientnamita, DeCastries fue perdiendo cada una de las posiciones fuertes alrededor de la base que los franceses, tan monos ellos, les habían puesto nombre de chicas: Isabelle, Beatrice, Anne-Marie, Huguette, Dominique, Claudine, Eliane o Gabrielle. Les dieron las suyas y las del pulpo y así que DeCastries y su estado mayor acabaron rindiéndose el 7 de mayo de 1054.

Pero cada vez que, viajando por el sur de Francia, veo los letreros que anuncian la población de Castries, de la que el coronel toma su toponímico, a unos 15 kilómetros de Montpellier, dirección noreste, me acuerdo del desgraciado coronel y su aventura subtropical.

3 comments:

Txaber Allué Martí said...

Mola esta sección de freakies, pero tienes que mejorar la imagen del blog

Josep said...

También recuerdo esa épica historia, seguida día a día como si fuera una serie. Como que empecé a mirar la prensa con la guerra de Corea, la de Indochina fue como un remake. No sé por qué, asociaba la resistencia y derrota del heroico coronel con el capítulo de la Ilíada en que Aquiles, el de los pies ligeros, mata a Héctor tras un duro combate. Como que ya iba para simpatizante de perdedores, me ponía en el lugar de Héctor y de De Castries. No es que yo fuera un niño erudito, pero en casa había una edición de la Ilíada con unas ilustraciones a pluma absolutamente fascinantes. Ah! Y recuerdo las fotos de un reportage sobre Mme. De Castries, que estaba bastante buena (Brigitte Bardot aun nos era desconocida...)

xallue said...

Pues he buscado a la Mme. De Castries en el Google y sólo me salen señoras más o menos estupendas de épocas anteriores: una amante de Sant Simon y otra condesa del mismo apellido de finales del XIX...
Seguiré buscando pues, aunque el marido fuera un "freakie" el pobre, igual la señora merece un recuerdo.