Sunday, July 26, 2015

"Speakers' corner" a Lisboa

Relat d'una experiència

Ahir a la nit, després de recórrer amunt i avall la rua Augusta, i amb el neguit al cos per haver marxat de Tarragona en un moment de molta feina per al grup, vàrem protagonitzar el primer speakers' corner de Tarragona pel Sí a l’exterior.
En Jaume, eufòric per les vacances, envalentit pel document “a coisa” d’en Toni, s’ha decidit a fer el primer “bolo”.
Com no tenim papers per repartir complementaré
l’acció traduint simultàniament al llenguatge dels signes. Agraïda estic al wifi de l’hotel i a Sant Google, que m’han permès realitzar un curset ràpid a la iniciació en aquest art. Doncs, eren les nou del vespre quan vàrem escollir la Praça de Rossío per protagonitzar el “bolo”. A falta d’escala, ens veiem obligats a pispar una cadira d’una terrassa. Estem alerta per detectar-ne una de lliure, i així que un grup de “guiris” deixen una taula en abraonem per agafar una cadira abans no s’hi assegui algú altre.

El Jaume s’enfila a la cadira i comença el “meeting”. I ho fa amb tanta passió que en uns minuts estem rodejats d’una munió d’alemanys, anglesos, italians, ... Jo intento imprimir amb els meus gestos la passió del discurs. Tot va molt bé, però la irrupció d’una parella d’espanyols fa pujar de to el que per a tots és un simple espectacle. És clar, ningú s’assabenta de que va la història. El mascle, ell molt “macho ibérico”, comença a xisclar: “catalanes de mierda, hijos de la gran puta, cabrones, ...” Els “guiris” estan entusiasmats, tots carregats d’alcohol, creuen que forma part de l’espectacle. La dona –ja sabeu que les hormones femenines ens fan ser més conciliadores, ... bé no és sempre així- intenta allunyar l’home cap enfora, ja que cada vegada s’acosta més i més al Jaume. Ell segueix impassible amb el discurs, i a cada insult més passió. Els “guiris” ho viuen com un espectacle de carrer i tant eufòrics estan que comencen a aplaudir i a llençar-nos monedes.

El “macho ibérico”, veient que a cada insult el públic respon amb més crits d’alegria, decideix recular i marxa amb la cua entre les cames, acompanyat de la femella que li recrimina l’actitud. Acabem amb més i més aplaudiments.

I és que “España” mai ens falla.
Gràcies a aquest energumen el “bolo” ha estat un èxit.

Hem recollit 10 euros en monedes d’un cèntim. No us podeu imaginar com ens ha costat arreplegar-les. La vorera és feta formant un pedrís i les monedes estan entaforades i trepitjades entremig de les pedretes. 

Hem pensat que no estaria de més que en Toni ens enviï el full d’inscripció a Tarragona pel Sí. Creiem que som capaços d’aconseguir uns quants socis durant el viatge. Les vacances predisposen a ser més altruistes i tothom està content. Hem decidit que la primera quota la recollirem en efectiu, no fos que en arribar a casa s’ho repensin.
Toni, no et preocupis. Avui hem comprat un talonari per fer els rebuts a tothom que es vulgui adherir a la nostra causa. Si ens envies el full d’inscripció en farem unes quantes fotocòpies. Els deu euros recollits en monedes d’un cèntim, de moment no els ingressarem al compte de Tarragona pel Sí, perquè no en sabem el número, però ja pots comptar amb ells.

Per assegurar l’èxit del proper “bolo”, per si de cas no s’hi afegeix cap “espaol” de forma espontània, hem pensat en buscar la complicitat d’algun grup de catalans que trobem pel carrer i proposar-los-hi que cooperin amb nosaltres fent el paper del “español cabreado”.
Avui, però, hem decidit descansar. Seguirem informant dels nostres èxits com a catalans a l’exterior.

Per altra banda, la vida del turista és bastant dura. No tenim obligacions, tot el dia badem, bevem “cerveja” o “sumo de limão”, mengem “bacalhau a brasa” o formatge amb mel. És esgotador !! Estem segurs que la Tana ens compren perfectament degut a que fa poc ha passat per aquesta mateixa experiència.

Marta
Lisboa, 25/7/2015 

Thursday, July 23, 2015

Un treball digne

Article publicat el 22 de juliol de 2015




..

Wednesday, July 15, 2015

Saturday, July 11, 2015

Un continent de 500 milions d'habitants

Article publicat a DiariMés el 8 de juliol



..

Tuesday, June 30, 2015

Monday, June 29, 2015

Current events (End of June 2015)

This I share with my fiends:

Racial violence in the US. I haven't read enough about the American Civil War but to me it seems slavery was only part of the problem. A very important one, but I got to sense a strong patriotism and anti-big government and independence feelings amongst the rebels. Regretfully today's racial violence and crimes are not circumscribed to the South. Civil wars are not through in just one generation. They drag on and on. See the Carlists wars in Spain. Some say the ETA conflict was the last Carlist war...

Guns and violence. A guy with a gun is bound to shoot somebody. I see no sense in taking away the Confederate flag. Take the guns away instead.

Jihadi terrorism. Last Friday episodes in France, Tunisia and Kuwait City may or may not be connected. But they are connected for sure with the Charlie Hebdo shootings a few weeks ago.
The "We are Charlie" (Je suis Charlie) of solidarity, would now be "we are...what?" "Tourists?"
There is a war out there and the front line is fuzzy. No drone bombings are going to end it.
New defense strategies and new weapons are needed. Like other wars not yet won (the drug war, etc.): follow the money.

Lone wolves. There is not such a thing as lone wolves. Just packs, with members acting individually with sharp fangs. Hunt the pack. They did that in Galicia with the real wolves and extinguished the species in those parts.

Gay marriage. All for it. For what silly reason the gays should be spared the miseries of marriage?

Local news.
Difteria. The death of a difteria child victim after four weeks in the ICU, closed another chapter of the vaccination struggle. Too bad. Two hundred and twenty years of existence and the vaccines and still need fighting for.

Christian Democrats. The until now partner of the ruling party in Catalonia, Unió Democràtica de Catalunya (UDC) is split down the middle over the independence issue. Does anyone care? Less than 3000 card carrying member took part in the poll to decide on the issue in the face of the elections next September 27 (27S). Minority organizations like Procés Constituent , led by an university professor and a radical nun, claim a 49.000 fee paying membership.

Artur Mas. The current president de la Generalitat a Catalonia has made a stronger than ever statement for the Catalan independence asking the political and civil organizations to rally around him facing the elections in 27S  and pursuing government actions to create statehood structures to guarantee the process of independence. The Spanish central government just plans to take the whole shebang to the courts, Supreme and Constitutional, forgetting that old Gipsy curse: "Pleitos tengas, y los ganes" : May you have litigations, and even win them...
 
Assemblea Nacional Catalana. (ANC) Major organizer of massive rallies with a widespread grassroots base proposed its members to join forces towards the 27S elections with other political organizations and parties... but with a rather convoluted question resembling a Vatican proposal concocted by a Jesuit coven...

...we still got a long way to go.

Friday, June 05, 2015

Difteria, vacunas y derechos de los niños (versión larga)



Con el título "Difteria, para cuando el miedo cambie de bando" publico en el blog de Pediatría social una reseña de actualidad. Esta viene a ser la versión larga:

Cuando se anuncia un caso de difteria en la población de Olot (La Garrotxa, Girona) con grave evolución e ingreso en la UCI del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, se disparan todas las alarmas. Hacía treinta años que no se producía un caso. Evidentemente se trata de un niño no vacunado.

Para cuando empecé a estudiar Medicina, la difteria en epidemia me era conocida por la novela de Luisa Forellad “Siempre en capilla”, ganadora del premio Nadal de 1953. Ello incluía la polémica sobre la personalidad de la autora desatada en los círculos culturales de Barcelona en los años 50. El tema, una epidemia de difteria a finales del siglo XIX en un suburbio de Londres y la lucha por conseguir una antitoxina configuraban una situación enormemente dramática. Con escaso pudor, algunos críticos se atrevieron a decir que una escritora novel (Luisa Forellad tenía 26 años) no podía haber escrito aquel texto estupendo. Llegaron incluso a decir que era la traducción de un manuscrito de un desconocido autor inglés. Falacias y malos rollos del mundo editorial barcelonés de la postguerra. Incluso la traducción resultaba improbable porque, si no me equivoco, por aquella época Luisa Forellad no dominaba el inglés. O sea que difícilmente podía haberlo traducido.

"Siempre en capilla" se incorporó al elenco de mis lecturas que en aquellos años forjaban vocaciones de médicos: "La historia de San Michele" del escandinavo Axel Munthe, "Cuerpos y Almas" del franco-flamenco Maxence Van der Meersch, "La ciudadela", del inglés A.J. Cronin, "No serás un extraño", enorme dramón norteamericano de Morton Thompson y alguna más. Novelas de médicos, algunas llevadas a la pantalla de cine con éxito diverso.

La difteria me acompaña desde siempre. La vacuna de la difteria era obligatoria en España desde 1943, el año en que yo nací. Obligatoria en el sentido de muchas otras obligaciones en un período histórico no democrático. Mi padre, pediatra, me vacunó cumplidamente a partir del verano de ese año, según pude comprobar en un, largo tiempo extraviado, calendario vacunal. Como al año siguiente me vacunó de viruela. De esto tengo el testimonio de una hermosa cicatriz ovalada todavía visible en mi brazo izquierdo. Tuve esa fortuna.

Personalmente, mi sorpresa es que los médicos que han atendido al niño hayan sido capaces de precisar el diagnóstico. Y con ella mi respeto y consideración a su agudeza diagnóstica y precisión procedimental. Creo que se puede afirmar que la inmensa mayoría de los médicos que actualmente atiende niños en este país nunca vieron un caso de difteria. Mi experiencia personal viene ligada a mi edad. Los primeros casos de difteria que tuve oportunidad de ver eran de cuando la tremenda situación de precariedad social acumulaba un considerable contingente de población en barracas en la periferia de Barcelona en los años 60 del siglo pasado. Esta población, en su mayoría procedente de zonas rurales del sur de España, tenía un estado vacunal deplorable, entre otras tremendas deficiencias sanitarias.

Los casos de difteria que vi, en el servicio de Urgencias de Pediatría del Hospital Clínico de Barcelona tuvieron una evolución variable. Recuerdo distintivamente al Dr. Gregorio Peguero llevando a cabo una traqueotomía en la sala de curas del servicio, con un notable dramatismo añadido. La traqueotomía formaba parte de los recursos terapéuticos en los casos de oclusión de la vía aérea a que conduce la infección diftérica. Me llevó un tiempo comprobar que, con una mínima habilidad, una intubación endotraqueal por la boca puede solventar el problema sin echar mano del bisturí.

Las características clínicas de la difteria están ampliamente descritas en la literatura científica y académica. la fiebre elevada, la inflamación faríngea, las adenopatías cervicales, la obstrucción de la vía aérea, etc. Pero hace falta pensar en ella, especialmente en ausencia de una situación epidémica. El diagnóstico lo confirma un cultivo faríngeo. Hay que recordar que la faringe alberga una multitud de microrganismos que deben considerarse flora saprofita, inocua. De hecho los únicos agentes bacterianos causantes de faringitis serían, además del ubicuo Estreptococo β hemolitico tipo A, el S. viridans y el Corynebacterium difteriae, las pasteurellas (pestis y turalensis), y el gonococo. Cuando aparecen en un cultivo de exudado faríngeo en un paciente sintomático, se puede afirmar que son la causa de la infección. El Mycoplasma y la Bordetella pertussis son también patógenos en la garganta pero no causan faringitis. Lo mismo que sucede con el neumococo o el meningococo, presentes en la garganta y que producen enfermedades en otros órganos pero no faringitis.

La evolución sin tratamiento lleva a un progreso de la infección incluso más allá del istmo de las fauces con la formación de membranas purulentas que ocluyen la vía aérea. Además, la miocarditis tóxica acompaña a la mayoría de los casos fatales, que no son pocos. Cuando la caída de la Unión soviética y el desmembramiento de la URSS y el desorden subsiguiente, produjo un desabastecimiento de vacunas, se desencadenó una epidemia de difteria que causó 150.000 víctimas y más de 4000 muertes.

Para tratar el caso diagnosticado en Cataluña ha hecho falta recurrir a los stocks de antitoxina diftérica disponibles en la Federación Rusa, ya que en el entorno de la Unión Europea eran inexistentes.

Quizá es hora que el miedo cambie de bando. Se da por entendido que el empleo de las vacunas en general es fruto del miedo a padecer las enfermedades prevenibles. Prevención y prevenir son conceptos que incluyen actitudes, de una forma u otra, temerosas. Uno se previene porque teme algo y las enfermedades infecciosas graves, a menudo mortales, que han aquejado a la infancia durante siglos, pueden meterle el miedo en el cuerpo a cualquier madre.

Sin embargo, la considerable caída de la incidencia de muchas de esas enfermedades puede haber generado una sensación de cierta impunidad en las gentes. La experiencia de la muerte infantil en Occidente es prácticamente inexistente. Si se exceptúan los ocasionales procesos neoplásicos y los accidentes, cualquier niño que supere el período neonatal tiene garantizada su supervivencia hasta la edad adulta. Eso no ha sucedido sólo por la mejoría en las condiciones de vida, la higiene y la sanitarización de ciudades y viviendas, la nutrición suficiente y la atención a las enfermedades, una gran parte se debe a la prevención activa de las enfermedades transmisibles.

Hace siglos del “más vale prevenir que curar”. Y además de valer más, es más barato. La distancia entre el coste de la vacuna, de unos pocos céntimos y los 585 euros de cada día de hospitalización, calculando por lo bajo, en una UCI pediátrica, es considerable. Quizá también sea hora de anunciar a los antivacunas que sus decisiones son muy caras y que deberían ellos afrontar su coste.

Tampoco es que las vacunas sean una cosa moderna. La "vacuna" por antonomasia, la vacuna de la viruela, que se obtiene de la viruela de las vacas y que permitió la erradicación de esa enfermedad en todo el mundo, se empezó a utilizar hace doscientos veinte años.

Privar a un niño de su derecho a ser protegido es una maldad. Privar a un niño de protección, de una protección eficaz como son las vacunas, es una agresión sin paliativos a sus derechos a la integridad física y a la supervivencia. No vacunar a un niño no es tratarlo bien, como a todos los demás. Es tratarlo mal: una forma de maltrato. Y eso es un delito de omisión de asistencia a un menor, perseguible de oficio. A mi los padres antivacunas me merecen escaso respeto. Sus argumentos son erróneos y falaces, su composición social de entre las clases más privilegiadas en educación y medios económicos, sus posturas próximas al pijerío insolidario, sus principios socio-religiosos en el borde del sectarismo. Unos incoherentes que se abrochan el cinturón de seguridad de sus automóviles e instalan programas antivirus en sus ordenadores personales, pero privan a sus hijos del derecho a protegerse de males indeseables. Me va a costar muy poco al próximo padre que se manifieste antivacunas y su hijo enferme de algo evitable, llevarlo ante el juez.

A mi entender así debería ser. No está lejano el tiempo en que a familias desestructuradas de la marginación, negligentes en los cuidados de sus hijos, víctimas estos de abandono y falta de cuidados, la ausencia de las vacunas ha sido utilizada como argumento por parte de los servicios sociales para obtener la retirada de la custodia o patria potestad a los padres.
En algunos países, notablemente en el estado de New York, en EEUU, la mera falta de acudir a las visitas de seguimiento del pediatra de Atención Primaria es suficiente para abrir un expediente de retirada de las ayudas sociales y, con ello, como la manuntención de los hijos es difícil, promover la retirada de la custodia. Tremendos métodos burocráticos que, en aras de la eficacia, se ceban en los segmentos de población más desprotegidos. Otra cosa parece ser cuando unos padres estúpidos o desinformados, generalmente de clases sociales privilegiadas, deciden no proteger a sus hijos de males conocidos y terribles, por capricho u obcecación. Ahí los poderes sociales acaban mirándolo con benevolencia y consideraciones a las libertades individuales. Y los niños a sufrir.
Nuestra sociedad occidental es así de injusta, incoherente y cargada de prejuicios.

Será pues cuestión de meter miedo a los padres imprudentes. Que entiendan que si no tratan bien a sus hijos, igual no se merecen tenerlos.

..