Featured Post

NORTH-AFRICAN IMMIGRANTS IN RURAL CENTRAL SPAIN

( This paper was never published. Some 12 years old, still worth reading and give consideration. It is reproduced here to anyone's curio...

Saturday, April 28, 2012

Anselmo Allué, 100 años

Probablemente no sea el estilo de una entrada de blog, pero estos días se cumplen 100 años del nacimiento de Anselmo Allué (n. 20ABR1912-d. 16JUN1990), mi padre entre otras cosas, y se me ha ocurrido publicar aquí un resumen de su biografía. Al menos servirá de referencia para ulteriores publicaciones. En este momento no se me ocurre mucho más, aunque sí que, si puedo reducirlo a una frase, Anselmo Allué fue un ejemplo de resiliencia.

BIO-

Anselmo Allué de Horna (Zamora, 20 abril 1912-Tarragona 16 junio 1990), médico pediatra que ejerció durante treinta y cinco años en la ciudad de Tarragona.


Nació en Zamora, donde vivió sus primeros años, hasta que su familia se trasladó a Valladolid donde cursó los estudios de medicina en su facultad.
Durante la dictadura de Primo de Rivera, siendo estudiante y afiliado a la FUE, participó como activista republicano en diversos actos reivindicativos por los que fue encarcelado en la prisión de Peñafiel, beneficiándose de la amnistía promulgada con el advenimiento de la II República.
Concluyó sus estudios y comenzó a trabajar como profesor ayudante de la cátedra de Cirugía en la Facultad de Medicina de Valladolid y, durante unos meses, de médico en Urueña, un pueblo cercano.
Historia militar. Realizó el servicio militar en la Academia de Caballería, como soldado de reemplazo sin graduación. Al estallar la Guerra civil se encontraba en Vigo, dónde inicialmente y en medio de la confusión, la sublevación se hizo a los gritos de ¡Viva La República! y ¡Viva Franco! Pero al los pocos días, se trasladó de vuelta a Valladolid donde supo que estaba amenazado de muerte por los pistoleros falangistas. Para refugiarse se acogió a su antiguo destino en la Academia de Caballería, de donde a los pocos días salió alistado en una de las columnas del ejército rebelde que reforzaron el frente establecido en la sierra de Guadarrama, destinado a una batería de campaña. Participó en acciones de guerra en el sector del Alto del León hasta mediados de 1937, que su unidad fue trasladada al frente de Extremadura. Alcanzó el grado de sargento de Artillería, pero, relegados a un cierto olvido sus antecedentes, hizo valer su condición de médico y fue promovido a alférez provisional y a las pocas semanas confirmado como teniente médico del batallón.
En un permiso en la ciudad de Mérida conoció e inició relaciones con quien luego sería su mujer, Manola Martínez.
El 18 de agosto de 1938, en el curso de la retirada ante la ofensiva del ejército republicano desencadenada para intentar aliviar la presión del ejército sublevado en la batalla del Ebro, el camión en el que se trasladaba recibió un impacto de artillería, salvando la vida por los pelos, pero sufriendo unas graves quemaduras que condicionaron su vida para siempre. Evacuado primero a un hospital de sangre y más tarde a un hospital militar en Cádiz, sobrevivió diversos avatares clínicos al tener más del 65% de la superficie cutánea, de los que no queda memoria escrita. Parcialmente recuperado, fue trasladado a un hospital al otro extremo del país, a San Sebastián, en donde disponían de mejores recursos de cirugía plástica y donde le trataron con radioterapia algunos queloides que se le desarrollaron en la cara.

A la conclusión de la guerra y reintegrado a la vida civil, debido a sus lesiones en las manos se vio obligado a dejar su vocación de cirujano y cambió de trayectoria profesional. En 1941 realizó con éxito unas oposiciones al cuerpo de Puericultores del estado, con lo que inicia lo que fue su dedicación profesional a lo largo de más de cuatro décadas. Su primer destino fue en la Delegación de Provincial de Sanidad de Zamora, su ciudad natal. Al poco tiempo contrajo matrimonio y se estableció como médico de niños en una consulta en la calle de Benavente en la propia ciudad de Zamora.

La Semana santa zamorana. Anselmo había heredado de su tio materno, Ramiro Horna, una afición por las actividades entre culturales, tradicionales, folklóricas y religiosas que componen la Semana Santa zamorana. Miembro de varias de las cofradías antiguas, participó como cofundador de la cofradía de Ex combatientes y la de Jesús Yacente, que contribuyeron a completar los desfiles procesionales de Zamora durante toda la Semana santa. En esta época publico varios artículos de prensa y un par de opúsculos sobre la Semana Santa que le otorgaron un cierto prestigio entre los ambientes semanasanteros que, pasados los años, tuvo un reconocimiento continuado.

En 1947 y por razones que nunca quedaron bien explicadas, solicitó el traslado a la plaza vacante de Puericultor del Estado en Tarragona, a donde se trasladó en agosto de ese año, abriendo consulta como médico de niños en la Plaza de Prim, donde la mantuvo hasta su jubilación.

A mediados de los años cincuenta, con el desarrollo del Seguro Obligatorio de Enfermedad, accedió al cargo de Pediatra Consultor y responsable de los precarios servicios de hospitalización que utilizaban las dependencias del hospital de San pablo y Santa Tecla para la patología general pediátrica y las de la casa de salud Nuestra Señora de la Salud, conocida como “Casa Blanca”, para la patología infecciosa.

Otro percance personal. En el verano de 1958 sufrió un grave accidente de tránsito a resultas del cual quedó parapléjico. Sin embargo, después de un largo período de hospitalización, retornó a su práctica asistencial que a partir de entonces desarrolló desde una silla de ruedas.

Con la construcción de la Residencia Sanitaria Juan XXIII, luego Hospital de Tarragona Juan XXIII, asumió el cargo de Jefe del Servicio de Pediatría en 1967 que mantuvo hasta su jubilación en 1982.

Al iniciarse los estudios universitarios del Camp de Tarragona como una división de la Universidad de Barcelona, se incorporó como profesor asociado en la facultad de Letras, impartiendo cursos de Psicología y desarrollo infantil en el ámbito de la Pedagogía.

Con su esposa de cuarenta años, de la que enviudó en 1981, tuvo cuatro hijos y de ellos ocho nietos.

Falleció en su domicilio de una afección coronaria a los 78 años.

Publico múltiples artículos de prensa y también varios trabajos científicos, sobre todo en los años cuarenta. Existe una novela suya inédita “Sede  vacante”, ambientada en una población provinciana alrededor de la muerte del obispo titular. Fue miembro de varias sociedades científicas y culturales y en 1960 fue nombrado pediatra de honor de la Asociación Española de Pediatría.

Enhanced by Zemanta

2 comments:

Txaber Allué Martí said...

Esto debería estar en wikipedia, no?

Rosa G said...

No saps l'alegria que m'ha fet trobar això. Per a mi i per a tota la meva família Anselmo Allué (el Dr. Allué, com li dèiem) va ser molt més que el meu pediatra. Algú especial, absolutament entranyable, el record del qual formarà sempre part de la meva vida. M'ha agradat poder llegir alguna cosa de la seva vida. I veure la fotografia, encara que no s'hi puguin distingir els seus ulls blaus escrutadors.
Sí, es mereixeria com a mínim una entrada a wikipèdia.