Featured Post

NORTH-AFRICAN IMMIGRANTS IN RURAL CENTRAL SPAIN

( This paper was never published. Some 12 years old, still worth reading and give consideration. It is reproduced here to anyone's curio...

Wednesday, April 29, 2009

Freakies of my youth V: Yma Súmac


Véase el blog de mi hermano: http://manuelallue.blogspot.com/2008/11/zoila-augusta-emperatriz.html

En el fondo mi hermano es muy generoso con este pequeño monstruo de garganta prodigiosa que, a mi modesto entender, cualifica de atracción de feria: más difícil todavía. Freakie total.

Escuchable en http://www.youtube.com/watch?v=LxkeUR_1guA

La foto que acompaña es la tapa de un disco que recuerdo formaba parte de la exigua discoteca de mi casa.

Que el Perú haya dado al mundo cantantes como la Súmac y Betty Misiego forma parte de una realidad extraordinaria. Las últimas adiciones al elenco musical peruano responden a nombres exóticos como Ghiis Araoz, Eva Ayllon y Ruth Karina.

Freakies de la actualidad?

Tuesday, April 28, 2009

Getting my kicks in Route 66

Well, yeah! I’m driving all the way on Highway 66. I mean I’m going to travel through my 66th year.

Actually I realized I had just driven through it as I celebrate my 66th birthday, which means I am beginning to live the 67th year of my life. Anyway, it’s just a literary reference to the Mother Road, the US Highway 66 of old.

I had the opportunity drive all the way from Oklahoma City to Los Angeles through most of its miles in the spring of 1969 on VW “Beetle”, with some side trips to Los Alamos, The Grand Canyon and Las Vegas. It was really an adventurous trip, camping by the Pecos river and ending up in the Pacific shore at Malibu.

This new Highway 66 will take me through my first year in a new position as consultant after retiring from my long held post as head of my service. Freed from management responsibilities I’ll have plenty of time for more creative activities.

But most of all, if everything holds, I’ll try to enjoy every “mile”, every day and all along trying to keep some record of whatever the road takes me through.

Saturday, April 25, 2009

Freakies of my youth IV: El coronel DeCastries


Este militar francés pasó a la historia como el héroe de Dien-bien-fu, aunque en realidad fue el que rindió la base militar a las fuerzas del Viet-minh en la primavera de 1954. A mis tiernos once años devoraba las reseñas que cada día publicaba La Vanguardia de la batalla y asedio de la base francesa.
En mi entorno, los sentimientos sobre la guerra de Indochina eran ambiguos. La francofobia que se arrastraba desde casi la I Guerra Mundial ( o desde la guerra de la Independencia) se mantenía, pero, por otro lado, no dejaba de ser una guerra colonial y los vietnamitas se veían como insurgentes que, además, eran comunistas; o sea, demonios con cuernos y rabo. Aunque “los buenos” fueran los blancos occidentales, si acababan perdiendo los franceses, pues que se jodan los gabachos.

Algunas referencias se hacían al hecho de que en las fuerzas de la Legión Extranjera francesa había bastantes españoles, muchos jóvenes exilados después de la Guerra Civil que no encontraron otro modo de buscarse la vida.

Christian Marie Ferdinand de la Croix de Castries (11 August 1902 - 29 July 1991) volvió a Indochina como coronel (antes había estado un tiempo y resultó herido) y cuando la colección de incompetentes que mandaron sucesivamente el ejército expedicionario francés en Indochina decidieron que con una base fortificada serían capaces de controlar el flujo de suministros del creciente ejército del Viet-minh y derrotarlo, le encargaron la defensa de Dien-bien-fu. En contra de las más elementales reglas de la defensa desde antes las Guerras Médicas que siempre priman que se mantenga el terreno más alto, que es por lo que castillos y fortalezas se sitúan en montículos, cuanto más escarpados, mejor, aquellos imbéciles construyeron la base militar en un hoyo. El general Giap lo comparó con un bol de arroz.

No es que Giap fuera tampoco un genio de la guerra. Llevaba tiempo perdiendo todos los enfrentamientos, estaba empeñado en plantear batallas con los franceses al estilo de la I Guerra Mundial y en Dien-bien-fu tuvo un número de bajas que en cualquier otro ejército hubiera motivado su destitución o hasta su ejecución sumaria por inútil.
Tardó veinte años en entender que era mucho más rentable la guerra de guerrillas que luego le sirvió para expulsar a los norteamericanos del Vietnam.

Con los suministros que debían llegarle por aire comprometidos por la artillería vientnamita, DeCastries fue perdiendo cada una de las posiciones fuertes alrededor de la base que los franceses, tan monos ellos, les habían puesto nombre de chicas: Isabelle, Beatrice, Anne-Marie, Huguette, Dominique, Claudine, Eliane o Gabrielle. Les dieron las suyas y las del pulpo y así que DeCastries y su estado mayor acabaron rindiéndose el 7 de mayo de 1054.

Pero cada vez que, viajando por el sur de Francia, veo los letreros que anuncian la población de Castries, de la que el coronel toma su toponímico, a unos 15 kilómetros de Montpellier, dirección noreste, me acuerdo del desgraciado coronel y su aventura subtropical.

Monday, April 20, 2009

Freakies of my youth III: El rey Sennacheribo

Este es un personaje histórico como más antiguo, aunque luego ese nombre lo han mantenido muchos ciudadanos del Oriente Medio, especialmente los emigrados a Italia y luego a América. En Barcelona hay una galería de arte con ese nombre, aunque en español se escribe Senaquerib y en otros idiomas (francés o inglés) Sennacherib. Por algún motivo, probablemente lo sonoro del nombre, entro a formar parte de mi imaginario infantil.

Senaquerib o Sennacheribo fue un rey dedicado a las grandes construcciones en el imperio asirio aunque, según la Biblia (Reyes II, 18-19) también atacó a los judíos y asaltó Jerusalén. Pero por algún motivo en la Biblia no lo ponen muy mal ni lo condenan ni nada.

Un artista desconocido que pintó el asalto a Judea no lo dejó muy favorecido.

Friday, April 10, 2009

Freakies of my youth II: el Gran Mufti de Jerusalem


Desde el punto de vista más bien bajito de un niño, el Gran Mufti de Jerusalem se me antojaba un personaje fabuloso. En mi instituto, un profesor de Latín que gozaba de muy buen humor, aunque los alumnos lo considerábamos un "hueso", otorgaba epítetos a los alumnos destacados. A mi amigo y vecino Jesús se le ocurrió nombrarle "Archimandrita de Constantinopla" y, desde entonces le llamamos "Archie".
Tardé un tiempo en enterarme quien era en realidad el Gran Mufti. El Gran Mufti Haj Amin al-Husseini, nació en 1893, hijo del Mufti de Jerusalén y miembro de una familia aristocrática muy estimada y reconocida de la ciudad. La familia Husseini fue una de las más ricas y poderosas de todos los clanes que rivalizaban en la provincia otomana conocida como Judea, que formaba parte de Palestina. Amin al-Husseini fue un promotor implacable del nacionalismo árabe palestino que no aceptaba ninguna forma de oposición aunque tuviera que emplear cualquier método violento. Amin al-Husseini tenía como meta erradicar a todos los judíos de Palestina.

Ahí está en la foto, de cháchara con Adolf Hitler, ¡Menuda pareja!

Monday, April 06, 2009

Freakies of my youth: el príncipe Cantacuzeno


Acabo de encontrar una lista de personajes y personajillos cuyo nombre y personalidad formaron parte de mi infancia con un aura de fascinación.

La verdad es que, retrospectivamente, es más fácil calificarlos de “freakies” y hasta cuestionarse su existencia real. Soy incapaz de recordar donde o cuando oí sus nombres ni que, realmente, llegué a saber de ellos. Haciendo un esfuerzo querría recordar que formaban parte de un universo pintoresco que sitúo en casa de mi abuela paterna. Aunque se mezcla en la memoria con conversaciones con mi amigo Javier Ricomá, peculiar personaje ya fallecido que de niño destacaba por su extraordinaria fantasía.

Me imagino que ponerlos en lista en este siglo provocará extrañeza y, posiblemente, búsquedas en la Wikipedia donde, por cierto, salen todos.

Ahí va el primero:

El príncipe Cantacuzeno. Lo único que podía recordar es que era un personaje de la actualidad cutre de los años cincuenta famoso por sus acrobacias aéreas. Era eso que se llamaba un aviador. Esa palabra ya apenas se usa. Se dice “piloto” o así.

Constantin Cantacuzino (alias: Bâzu; n. 11 de nov. 1905–fallecido en Mayo 26, 1958) era un aviador rumano que se hizo famoso durante la Segunda Guerra Mundial luchando contra los rusos en la fuerza aérea rumana que operaba a las ordenes de la Luftwaffe.
http://en.wikipedia.org/wiki/Constantin_Cantacuzino_(aviator) Pertenecía a una familia de boyardos (¡Toma ya aristocracia!) y acabó sus días como piloto acrobático en el exilio en España, donde frecuentaba los círculos sociales del franquismo.