Wednesday, October 11, 2017

La declaración de la independencia de Cataluña



Retomo el español para continuar ofreciendo lo que selectivamente percibo de los acontecimientos en Cataluña, en el estado español y, también en la Unión Europea. Evito referirme al debate parlamentario que está teniendo lugar en estos momentos en el Congreso de los Diputados de Madrid porque sólo contribuye a la confusión. Tal cosa no es infrecuente en el parlamento español por lo que tiene de Babel, donde se habla a gritos y no se entienden unos con los otros porque hablan idiomas diferentes. Nada más una breve referencia al actual presidente del gobierno quien, tanto en su intervención en el debate como en su declaración esta mañana en respuesta a la proclamación de la República catalana de la tarde-noche de ayer, sigue tropezando en las mismas piedras.

Doy por supuesto que quien esto lea, debe tener una idea de lo que viene ocurriendo y que, en parte, se ha descrito en anteriores entradas de este blog, concretamente la titulada "El camino hacia la independencia de Cataluña" hace cinco días.

Tras el referendum reprimido y apaleado, y la jornada de huelga general--paro de país--del 3 de octubre, que detuvo toda la actividad de Cataluña durante 24 horas, acompañada de multitudinarias manifestaciones en todas las ciudades y muchos de los pueblos, y de la que se han ocupado poquísimo los medios de comunicación del estado, se ha seguido un breve período de recapacitación y reconsideración de los acontecimientos. Este lapso ha permitido la publicación en una buena parte de las televisiones y grandes rotativos del mundo, digerir la represión violenta del referendum y dar carta de naturaleza internacional al conflicto causado por la voluntad de independencia de los catalanes. Como se ha reconocido en diferentes ámbitos, la batalla por la información internacional y la de la imagen ofrecida por España, la ha ganado ampliamente el movimiento independentista. Los videos de guardias arrancando las urnas de quienes ocupaban las mesas electorales, de las palizas a pacíficos ciudadanos, muchos de ellos gente de edad y la evidente inutilidad de toda la represión, que cedió al mediodia del domingo 1 de octubre, y que en muchos casos no sirvió para impedir la realización del referendum, han llenado los noticiarios de las principales cadenas de televisión mundiales.

¿Quien dió la orden de atacar Vilabella? Algún dia nos lo explicaran. O no. La idea de asaltar una pequeña localidad agrícola con una fuerza de más de 50 guardias, pretender llevarse las urnas para impedir un proceso electoral y, encima, tras aporrear a los pacíficos habitantes, no llevarse nada, tuvo que tener una gestación perversa. Cada vez que vuelvo a ver los vídeos (ver toda la secuencia) y la violencia ejercida me siento tan indignado como perplejo. Me viene a la memoria actuaciones como la de Srebrenica, y la masacre genocida que tuvo lugar en esa población bosnia en 1995. Aunque incomparable en magnitud, la mecánica, el propósito, tiene el mismo origen. No acierto a explicarme el diseño operativo que llevó a casi una compañía de guardias a atacar Vilabella, ya entrada la mañana del dia del referendum, y no hacerlo en cualquiera de los otros pueblos de alrededor. Me pregunto si entre los participantes había alguno con algun pleito antiguo personal. Esas cosas han pasado, como lo que se relata en la entrada de este blog "Les intencions del "Comandante Rivadulla", guardia civil muerto a la entrada de mi ciudad en la ya lejana, pero siempre recordada, matanza del 1939.
Luego hemos sabido que el coronel que estaba a cargo de la operación represiva, y de coordinar los diferentes cuerpos y fuerzas el día del referendum, Diego Pérez de los Cobos, ese domingo se había vuelto a Madrid y la cadena de mando se mantenía a distancia, sin razones que lo expliquen. Algo que dice poco de la organización. Guardias que, por cierto, en ningún momento se dirigieron de palabra a la gente que había ante el colegio electoral, el parvulario de la escuela local, ni exhibieron documentación judicial u orden alguna. Sólo palos.
En cualquier caso, esas circunstancias avalan la idea de que las maniobras represivas no tuvieron más propósito que aterrorizar y castigar a la población civil.
De estos acontencimientos se han realizado atestados policiales que la fiscalía, supuestamente el fiscal reprobado Maza, trasladó a la Audiencia Nacional, quien ha llamado a declarar al Mayor de los Mossos a Madrid a quien se acusa de sedición y de cursar órdenes de falta de cooperación a las operaciones de requisa de la urnas. Luego resulta que Policía y Guardia Civil requisaron una cincuentena, con palos y violencia, mientras que los Mossos requisaron unas doscientas sin ningún incidente.
Una parte de la causa de la violencia indiscriminada yo no dudo en atribuir a la rabia de los poderes gubernamentales por no haber podido encontrar las urnas y detener a tiempo el referendum. En el blog de Pediatria social dedicamos a este hecho un breve comentario, al hallarse las urnas compradas aparentemente en la China, en la localidad francesa de Elna, famosa por la maternidad que acogió en 1939 a las mujeres embarazadas de los campos de refugiados de Argelers, Le Bolou o Barcarés. Giros de la historia.

A la difusión de la violencia policial siguió una respuesta de lenta pero consistente aparición en las cancillerias y medios de comunicación de paises de todo el mundo y, logicamente y en especial, de Europa. Existe evidencia de que la situación creada ha motivado conversaciones con los principales protagonistas, esencialmente el gobierno del estado y la Generalitat, por parte de autoridades europeas y de diferentes países. Lo que se conoce hasta ahora, mantiene el discurso oficial de que todos estos acontecimientos contituyen un problema interno del estado español. Pero también que se ha instado el establecimiento de puentes de diálogo para resolver la situación, al tiempo que se han materializado ofertas de mediación en el conflicto.

Al mismo tiempo se ha conocido que diferentes empresas de Cataluña habían decidido trasladar sus sedes fuera de Cataluña. Notoria ha sido la decisión de dos grandes entidades bancarias: Caixabank y el Banc de Sabadell de trasladar sus sedes centrales a Valencia la una y a Alicante el BS. Nótese que ambas han ido a ciudades del País Valencià, es decir que no se han ido "de casa", dels Països Catalans. Otras se han trasladado a Madrid. Este golpe de efecto "económico" se ha considerado un presagio de lo que puede representar la independencia de Cataluña para las empresas. Realmente los bancos se ven casi obligados a considerar que una situación, aunque temporal, de no hallarse bajo la cobertura fianciera del Banco Central Europeo, les puede acarrear dificultades importantes. Pero, por boca de prestigiosos economistas, se ha conocido que los traslados de sedes empresariales centrales, pero no de sus instalaciones o su personal, tienen escaso o nulo efecto sobre la economía en la situación actual, en que los impuestos son recaudados todavía por España. Lo que vaya a suceder en la eventualidad de la independencia está aún por ver.

Este lunes pasado, el president de la Generalitat ha comparecido ante el pleno del Parlament para informar de los resultados del referendum y sus consecuencias. Este acto ha creado una gran expectación por cuanto se producía en cumplimiento de la ley de referendum aprobada por el Parlament el 20 de septiembre y que le daba validez. En el discurso, se han relatado todas las circunstancias que rodearon el acto del referendum y se han presentado los resultados, con una abrumadora mayoría de los votos favorables a la independencia, de los casi 2 millones y medio de sufragios. Con ello, el president Puigdemont ha anunciado que el pueblo catalán se había ganado su derecho a decidir su futuro y ha procedido a proclamar la independencia de Cataluña como un estado en la forma de república...pero, en una brillante pirueta dialéctica, a renglón seguido ha anunciado la suspensión de la proclamación, para dejar un período de conversaciones y/o mediación "de unas semanas" que ha ofrecido al gobierno del estado.

Todo ello ha generado un mar de dudas y algunos disgustos entre los partidarios de proclamar la independencia ya. Y una curiosa duda al Rajoy, que se ha dirigido al president mediante una solemne y conminatorio "burofax", antigualla comunicativa donde las haya, pidiéndole que aclare que es lo que ha querido decir, si ha declarado o no la independencia. Imagino que de tontos, los habitantes de la Moncloa tienen lo justo y han entendido perfectamente lo que dice Puigdemont: que ha proclamado la independencia, pero que se toma una pausa para dar un respiro a mediadores o "influencers" europeos. Lo que ocurre es que con el 12 de octubre y su "desfile de modelos" de aguerridos guerreros, ya les va bien a unos y a otros tentarse las ropas y dejar pasar el puente del Pilar. A los efectos de poner en marcha el tan traido y llevado artículo 155 de la Constitución española, la pausa bien puede obviarse. Lo que ocurre es que no se a quien la da más miedo el famoso artículo, porque oportunidades han tenido un montón en los últimos meses. Sucede que, aún contando con las mayorias senatoriales suficientes, la aplicación contiene suficientes imprecisiones como para darse cuenta que igual tampoco sirve para parar el independentismo.

En cuanto a la conmemoración militar del 12 de octubre, soy de los que cree que las fuerzas armadas españolas desearian verse muy alejadas del actual fragor del conflicto político. Por más que se les atribuyan sentimientos autoritarios y resabios franquistas, me parece que, como colectivo profesional, son muy conscientes de cuales son sus cometidos y que su aportación a la resolución de problemas politicos tiene más trampas que una película de chinos. Y que no se van a jugar su prestigio o sus vidas por sacarle las castañas del fuego a un inútil corrupto como Rajoy y su caterva de pringaos ineptos. Porque, y en general, si hay tiros, ellos son los que ponen los muertos. La obediencia debida al actual capitan general de los ejércitos es, en bastantes casos, una materia cuestionable. Los que han pasado por las academias militares de la NATO, saben de sobras que el uso de la fuerza militar contra la propia población es motivo de expulsión de la Unión Europea inmediato. O sea que no tienen NADA que ganar y si bastante que perder implicándose en cuestiones que deberían tener un tratamiento civil y político adecuado. Ojo al cristo, que es de plata...Que las órdenes se obedecen, pero no a ojos cerrados.  Que se les pueda ordenar, por motivos de seguridad, la ocupación de objetivos estratégicos como centrales nucleares, nudos de comunicaciones, puertos o aeropuertos y, quizá, fronteras, es algo que ya han hecho y por motivos diversos. Ocupar medios de comunicación en un país libre y democrático, se lo van a dejar a los picoletos. Y a los ciudadanos, ni tocarlos. Igual a quien le dan un toque es al Rajoy.

Tiempos agitados, pero aún conservo la calma que me da la edad y la confianza en que los movimientos de los pueblos en profundidad, a la larga triunfan.

..












Saturday, October 07, 2017

Tropes colonials



Als nens de la meva època, envoltats i embolicats en guerres diverses, els soldats exercien una notable fascinació. Les marxes militars, els uniformes lluents, la marcialitat de les desfilades i la seva espectacularitat. Vists ara amb una certa perspectiva el que em crida l'atenció és que eren majoritàriament mercenaris o, això que es coneix com a tropes colonials. Probablement pobres desgraciats reclutats de la misèria de les seves vides per morir pels imperis a canvi de miserable salari--soldada--o un eventual botí. En la terminologia militar es parlava de "cossos d'elit" més per la seva més o menys proverbial afició al acarnissament que perquè tinguessin una consideració més especial. Al cap, anaven a morir amb més o menys fortuna i coneguda bravura.

De cada un em queda un record peculiar: dels cipayos, el turbant i la seva submissió al Raj britànic; dels Gurkhas, el ganivet "khurkuri" tort; dels Spahis, el kepis i la capa blanca; dels Ascari, el fes i els pantalons curts; dels zuaus, els calçons i una beguda que res tenia a veure amb ells, el "zuavo"; dels hússars, la xuleria i la jaqueta curta penjada d'una sola espatlla; dels geníssers, els bigotis. Hi han hagut d’altres prou coneguts que els treuen a passejar certs dies de celebració de l'estat, com espectacle exòtic. En aquesta part del món les forces que desperten més curiositat i, fins a cert punt, entusiasme, són les restes de tropes colonials de l'estat espanyol: la Legió espanyola i el cos de Regulares, característiques tropes mercenàries, tot i que ara se'n diguin professionals. Una era bàsicament extrangers i l'altre peculiarment nomenada d'"indígenes". Ambdues es crearen a l'entorn de les guerres colonials del nord d'Africa i, en part, com a resposta a les dificultats de reclutar soldats per l'exèrcit via reemplaçaments per edat o movilització forçosa que tenia molta resistència entre la població. La causa detonant del conflicte que va causar La Setmana Tràgica, fou la lleva de reservistes que va fer el govern espanyol , per a servir de tropes colonials a la guerra d’Àfrica.

Una característica de les tropes colonials era la seva desconexió i, a l’hora hostilitat, amb la població local, que servia d’excusa per a qualsevol abús o represió. Les guerres colonials mai s’han guanyat per la potència colonialista. Sense arrelament al territori, aïllats de la vida diària, reclosos a casernes fortificades, no arribaven a assentar els peus a la terra. Si estan a un vaixell, encara menys.

Algun responsable de l’estat haria de revisar la història, abans d’aconsellar al rei del que ha de dir, davant d’un conflicte.


.

Wednesday, October 04, 2017

El camino hacia la independencia de Cataluña



El camino hacia la independencia de Cataluña

Comienzo esto en español, para beneficio de los lectores en esa lengua y aunque no estoy seguro que siga siendo en la que mejor me expreso. En las entradas anteriores, a las que remito al lector, he ido desgranando ideas y situaciones sobre lo que preside nuestra actualidad en ese intento, a veces vano, de conjurar inquietudes, desazón o angustias, escribiendo. Quizá también para ordenar ideas y repetirme pensamientos tratando de evitar la inmediatez de los "slogans" o los ahora tan comunes "twits" que las redes sociales nos permiten. A menudo pienso si el fundador de Twitter, Jack Dorsey, era un lector compulsivo de haikus o de Ramón--permitidme la familiaridad, ganada con el tiempo--y sus greguerias, pero sólo por lo breve e imaginativo. Lamentablemente Twitter es sólo un servicio de noticias, como indica su entrada en español: "¿Qué está pasando?", con signos de interrogación que distancian el enunciado de la versión original inglesa, y que parece invitar a escribir tu versión de los que ocurre en el mundo.
Los blogs, en cambio, permiten a los "letraheridos" explayarse y encontrar en el texto algunas autojustificaciones y no menos disquisiciones, en espera de que alguien las encuentre merecedoras de lectura.
También aprendí, sin embargo, y del poeta laureado Antonio Colinas, que una idea que no pueda expresarse en un folio, no merece publicarse. Eso me ha llevado a escribir un par de miles de artículos o columnas de periódico que algunos editores han tenido la amabilidad de publicar en papel. Ese papel que tiene el inconveniente de que, aunque se pueda citar, es farragoso de reproducir, cosa que los blogs ponen al alcance de un "click".
Proponer de manera ordenada una explicación de lo que a mi me parece el camino hacia la independencia de Cataluña igual sólo me sirve a mí, aunque igualmente pueda ser de utilidad para otros.
Un pequeño esfuerzo de formalizar el lenguaje no va a evitar algunos coloquialismos y hasta exabruptos o simples insultos a personajes, aunque siempre me escudo en que la intención del insulto no es ofender sino definir o, las más veces, diagnosticar, privilegio que mi condición profesional me otorga.
Como se hace camino al andar, desafiando que mirando atrás se ve la senda que no has de volver a pisar, a este día de hoy comienzo con lo más próximo y con lo que se fueron a la cama los españoles: la alocución del actual jefe del estado español a través de las televisiones. Ya estoy un poco mayor para aguantar reprimendas y menos de un mentecato que figura a la cabeza del estado sin más méritos que un par de cromosomas y el dedo infame de un dictador sangriento. Cuando alguien, de quien la única actividad conocida es la de ocupar un espacio decorativo, aparte de su dedicación al comercio de armas con países en guerra, no aporta nada al diálogo o la concordia, lo mejor es ignorarlo. La propia institución de la monarquía: la "corona", como les agrada decir, en su propia concepción biológica de, supuestamente, hereditaria, perdió hace mucho tiempo la poca credibilidad o dignidad que pudiese tener. Y ello en las manos del "simpático" predecesor, putero matarife de especies en vías de extinción, abdicado indignamente con un apaño legislativo inducido por los poderes que són ("the powers that be") por impresentable.
La fantasmagórica aparición porque, al menos en mi receptor de televisión que es de Alta Definición, aparecía de alguna forma difuminada neblinosa que contrastaba con la imagen de los presentadores de continuidad de antes y después, será muy seguramente la última que se vea en Cataluña en los canales locales. El motivo inmediato había sido la reacción del estado a la extraordinaria jornada vivida en 3 de octubre, o sea ese día, de paro de país/huelga general, que detuvo toda la actividad comercial, de transportes, comunicaciones, industrias, o entretenimiento en repulsa a la violenta represión del referendum celebrado el 1 de octubre.
El paro de país se acompañó de multitudinarias manifestaciones, en su mayor parte silenciosas a lo largo y ancho de la nación, con la participación de centenares de miles de personas dolidas y ultrajadas por unos actos, gratuitos por lo inútiles, de violencia contra quienes pacificamente se disponían a votar una propuesta sobre el futuro de su país. En la ciudad donde vivo, la demostración callejera tuvo dos episodios, uno poco antes del mediodía y otro al atardecer que, según los medios, juntaron más de 35.000 ciudadanos, pacíficos, silenciosos, ordenados, entre la plaza del ayuntamiento y el edificio de la delegación del estado, ocupando un enorme espacio de convivencia cívica. Ocasionalmente se producía una coreografía de manos alzadas con movimiento de oscilación de los dedos seguida de apalusos. Tal muchedumbre nunca se había visto por estos pagos, una ciudad mediana, habitualmente muy tranquila que hasta se ha calificado a veces como apática. Ni un solo incidente. Ni un solo papel en el suelo al concluir la jornada ("Parecéis suecos" me dijo un visitante curioso que contemplaba el espectáculo).
La represión policial que motivaba estas manifestaciones de repulsa tuvo lugar durante la celebración del referendum que proponía que Cataluña sea un estado independiente en forma de República. Esta consulta había sido considerada ilegal por el gobierno del estado que había recurrido ante el Tribunal Constitucional(TC), quien la había suspendido, pendiente de sentencia. Era por tanto, una actividad "suspendida", que no ilegal, y su celebración se hacía en desobediencia a esa providencia de suspensión. Materia para juristas, en la que no osamos a entrar aunque sólo sea en aras de la claridad, ya que los fundamentos jurídicos de los actos de unos y otros y sus consecuencias, servirán de confusas discusiones durante mucho tiempo.
El gobierno del estado había ya decidido que impediría por todos los medios la celebración del referendum. Para ello se pusieron en marcha toda una serie de actuaciones que, por la evidencia, estuvieron condenadas al fracaso, como quiera que la consulta con todas las dificultades, se celebró.
Las acciones gubernamentales se dirigieron a que la Fiscalía General del Estado procediese a tomar una serie de inciativas conducentes a impedir la consulta que culminaron con la detención, el pasado 20 de septiembre, de varios altos funcionarios de la administración autonómica catalana considerados el núcleo de la organización del referendum. Las acusaciones que motivaban las detenciones, llevadas a cabo con muy débiles o ausentes justificaciones u ordenes judiciales, incidían en la utilización de medios y fondos públicos para la organización del referendum: desobediencia al TC, prevaricación y malversación. Estas detenciones motivaron una respuesta en forma de una manifestación, otra vez multitudinaria el sábado 23 de septiembre, incluyendo una enorme tractorada, de rechazo ante estas acciones y en petición de la libertad inmediata de los detenidos.
Las acciones del estado, dirigidas por un fiscal que ha sido reprobado por el Congreso de los diputados español y conducidas por dos jueces reconocidos como ultraderechistas por sus actuaciones anteriores, incluían la busqueda y requisa de los elementos que podía utilizarse en el referendum como las urnas, papeletas y sistemas informáticos. Se produjo un goteo de incautaciones, interferencias de los sistemas informáticos, anulación de páginas web e intentos de precintado de colegios electorales. Pero, Oh! sorpresa: ¡No encontraron las urnas!! El 1-O día del referendum, se abrieron los colegios, había urnas, habia papeletas y había censo.
Semejante fracaso de las actuaciones del estado debería ser suficiente para el cese o la dimisión de los responsables de llevarlas a cabo. Pandilla de inútiles.
El último recurso ha sido el empleo de la fuerza. Durante los días precedentes a la celebración de la consulta llegaron a Cataluña numerosos contingentes de eso que con tanta insistencia se viene llamando los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, confusa definción que no asegura cuales son los "cuerpos", cuales las "fuerzas" o si unos y otros son lo mismo puesto que los cuerpos sin fuerzas o las fuerzas sin cuerpo entran el el ámbito de la irrealidad. Como no existen cuarteles, se opotó por alojar a los guardias en hoteles turísticos, ahora ya en temporada baja, y nada menos que en tres ferrys, esos barcos que sirven para el transporte de vehículos y personas en singladuras cortas, al menos uno de ellos decoradas sus bordas con dibujos de populares personajes del cine de animación como "Twitty" ("Piolindo") y el Coyote de "Road Runner". La interpretación de estos simbolismos la dejamos para exégetas del ridículo histórico o la historia del ridículo.
Esas fuerzas y cuerpos dedicaron, principalmente la mañana del 1 de octubre, a asaltar con contundencia varios, muchos, de los centros de votación, una buena parte ubicados en centros escolares, produciendo destrozos, reventando puertas y solo ocasionalmente requisando urnas y papeletas de voto. Y mientras tanto atacar impunemente con golpes, patadas, disparos de proyectiles no letales a los centenares de pacíficos ciudadanos que acudían a votar y que trataban con sus cuerpos evitar que se llevasen las urnas. Casi un millar sufrieron heridas y contusiones, cifra que un iluminado incomptente ministro del Interior del gobierno del estado calificó de mínima (sic!), probablemente porque esperaba más. En el lugar donde yo fui a votar, la agresión gratuita y desmesurada no evitó que pudiese hacerlo. Antes el pequeño pueblo donde lo hice, un municipio de 761 habitantes donde tenemos una viña, instaló el colegio electoral en la escuela local, que aparece en segundo plano en el video. Los más de 50 guardias civiles que asaltaron el pueblo no consiguieron llevarse nada de la escuela y se retiraron, después de golpear a unos cuantos vecinos y conseguir la repulsa de todos. Lo comento en mi otro blog, Pediatria social. A la conclusión de la jornada votaron 458 ciudadanos. Los resultados los dejo a vuestra imaginación o curiosidad. Este vídeo muestra los incidentes:  https://www.youtube.com/watch?v=KexACr3j-xA . Los gritos dicen "Som gent pacífica", somos gente pacífica. Nadie puede asegurar que lo sigan siendo. Y "Llibertat".
Cabe preguntarse porqué todas esas inciativas violentas dedicadas a impedir las votaciones no se llevaron a cabo antes, cuando no había nadie ante los colegios, aprovechando las recomendaciones que cualquier estratega puede indicar, con factor sorpresa y economía de medios y, sobre todo, efectividad.
La respuesta es que no pretendían impedir el refréndum sino reprimir a la población, repartir estopa, agredir, vejar y ultrajar a unos ciudadanos libres que, entre otras cosas han demostrado ser más imaginativos y eficaces que quienes se les oponen a la hora de conseguir sus objetivos. La disminución de los asaltos a los colegios electorales a lo largo del día es una muestra de la impotencia de las fuerzas represoras. Y también que, pequeño e ineludible detalle, que estamos en el siglo XXI. Asaltar un pueblo y reprimir con "tiros en la barriga", esperando que el Seisdedos se atrinchere en un corral y se lleve por delante dos picoletos, pudo ser una práctica en Casas Viejas en enero de 1933. En 2017 Youtube, Twitter y facebook te llevan alrededor del mundo en segundos.
La actuación de las mencionadas fuerzas de la Guardia civil y la Policía Nacional se ha regido por comportamientos propios de la época colonial. Sólo podemos esperar ahora que el gobierno envíe a los Regulares, porque a mi entender, las fuerzas del ejército español están para otros más o menos loables menesteres: intervenciones de seguridad internacional o la UME.

No puede perderse, en este fárrago de cosas, un componente esencial del referendum: la forma del estado independiente para Cataluña. La República.
Si por algún motivo el actual jefe del estado dedicó su nervioso discurso de anoche, redactado en las covachuelas de la Moncloa por personajes de oscuro pasado y lamentable desprecio, no sólo por la gente, sino también por la lengua española, es por la mención de la república. La catalana y, a renglón seguido en su consciente personal, la española. Lo que puede ser el preludio de unas largas vacaciones en Montecarlo o en Estoril, como su abuelito. Quizá Miami.
Recogiendo a Winston Churchill, no estamos en el final. Ni probablemente siquiera en el principio del final. Pero de buen seguro que estamos en el final del principio. Lo que he descrito es un camino ya recorrido. Ya no hay marcha atrás.


La imagen que acompaña este texto, cuyo autor desconozco, la he titulado OUR IWO JIMA.

.









Friday, September 22, 2017

El final d'un regimen. Mirant des de dalt


Es pot entendre que els esdeveniments recents a Catalunya són part d'una qüestió territorial, fiscal i, potser també, de reivindicació de la llengua. I que arrenca d'una irritació motivada per la destrucció de l'estatut de Catalunya per part del Tribunal Constitucional, a instàncies del Partido Popular el 2010.
L'estatut, una renovació dels acords entre la nació catalana i el regne d'Espanya, havia estat aprovat pel Parlament català, sotmès a referèndum i aprovat, i també aprovat per les Corts Espanyoles. Un Tribunal Constitucional irregular, per no dir deslegitimat, que feia tres anys que havia d'haver-se renovat i què, dels seus dotze membres, li mancava un per defunció, i que va excloure un altre membre per una confusa raó d'haver escrit un assaig sobre Catalunya deu anys abans, el va escapçar. L'eliminació d'alguns dels articles més transcendents va comptar només que amb l'aprovació de la meitat dels seus membres i que va ser la presidenta, que va utilitzar el seu vot de qualitat per a imposar el resultat. Tal desfici podria estar en l'origen de l'actual conflicte. Però també es pot pensar que això només és la causa, diguem-ne, local. És però prou evident que cau a sobre d'una tremenda crisi econòmica que originada pels desastres financers a l'àmbit mundial, ha evolucionat cap a una repressió econòmica de les classes populars provocant un desequilibri amb dades d'atur extraordinàries, a penes recuperades amb una precarització dels llocs de treball i una enorme reducció dels salaries. Mentrestant s'ha optat per un rescat multimilionari d'entitats financeres, bancs i caixes mal gestionades o, simplement robades, a canvi de retallar els pressupostos socials, de sanitat i ensenyament.
A sobre el govern de l'estat s'ha revelat com protagonista de casos de corrupció generalitzats, ocultats per la connivència d'altres poders polítics econòmics i judicials, que amb el soroll de la situació catalana es pretén ocultar.
Però tot això s'assenta sobre la inestable situació del mateix estat, del que la legitimació del seu cap és més que discutible. La reinstauració de la monarquia borbònica, a banda de la seva impresentable deficiència d'origen, a partir d'una designació per un dictador sanguinari, s'ha vist malmesa per la conducta del primer monarca, embolicat en escàndols econòmics, sexuals i anticonservacionistes. Un individu que dedica els seus esforços als negocis de venda d'armes a països en guerra, mantenir concubines i matar espècies animals protegides, no és una figura respectable com a cap d'estat. El seu successor, que ho és per una interpretació inconstitucional de la llei de successió que promou la preeminència de l'home sobre la dona, continua les vergonyants pràctiques econòmiques del predecessor. A sobre no ha estat capaç de proveir un descendent masculí, situació biològica absurda i aleatòria, però que en el passat ha motivat conflictes sagnants que el poble ha pagat amb dolor i morts.
Aquest estat no s'aguanta. Decenis de suportar una estructura central d’alts funcionaris i el seu entorn, acostumats a viure de la mamella de l’estat, en continua connivència amb les grans empresses que depenen de les assignacions que es publiquen al BOE, formen un entramat que no vol renunciar al poder i els seus privilegis d’elits extractives. Han acomodat als seus interessos un cos legal feixuc i disfuncional que el poder legislatiu no pot fer rutllar amb les penúries administratives que pateix, i al que se’l demana complicitat.
El moviment català per una república independent, marca un punt d'inflexió. Si l'estat no es planteja ordenar la crisi econòmica, equilibrar el dèficit fiscal, resoldre la corrupció i legitimar la decisió del poble sobre el seu destí, és comprensible que vulguin trobar una via cap al futur que els alliberin d'aquestes xacres.
Si realment algú pensa que pot haver-hi algun punt de diàleg, que comenci a posar sobre la taula de negociacions les peces grosses: la monarquia, la corrupció, la redistribució econòmica, la reforma judicial i el respecte a la voluntat del poble.





Thursday, September 21, 2017

Els components psiquiàtrics del conflicte

Escrit ara fa deu dies, publicat avui, 21 de setembre, al DiariMés.
Els codis entre parèntesi corresponen als de DSM -V




Saturday, September 02, 2017

L'IDC (L'imam dels collons)



It is quite obvious the news spread by "El Periodico de Catalunya" is a fabrication provided by the dark bottom of the Spanish government. And not a very good one at that. It contains so many errors, many of them certainly made by a non-native English speaking person, plus someone not familiar with the forms and shape of confidential reports. The editor of El Periodico, Enric Hernàndez is a well-known liar from previous incidents. None of the El Periodico staff wanted to sign the report and they resisted it could be signed by a generic "Redacción", the news desk, so he had to sign it himself. This afternoon a meeting of El Periodico workers will be held and most probably they will demand Mr. Hernandez resignation.

It is regrettable the doings and undoings of the Spanish secret apparatus are so misdirected. Some sort of Keystone Cops, stumbling over themselves, or perhaps a recreation of Maxwell Smart, Agent 89, the famous secret agent of the 60's-70's TV series. The "Guardia civil", although considerably changed in the past years, still drags over the bad reputation gotten when the Director was found to be a crook (Luis Roldan) and its chief officer a murderer (General Galindo). That plus the pathetic image offered in the Congreso de los Diputados staged coup in February 23rd, 1981.

If one wants to forge a CIA document, at least you should use an English keyboard. That'll keep you from many errors. Otherwise, the people used to sort out documents as legit or fakes, will call your bluff sooner rather than later. It took just a couple of hours for Julian Assange to call it a fraud and publish it on Twitter. Assange knows this business and has a reputation to keep. Incidentally, he is still a refugee at the Ecuadorian embassy in London because the US wants to get hold of him. The half baked charges of some sexual assault to a couple (Wow!, two chicks at the same time!!) of call girls in Sweden, are what is known in the trade as a "honey trap". Very likely Assange was an FSB asset (Putin's). If he wasn't, he certainly is now.
All these maneuvers to discredit the Catalan Police, els Mossos d'Esquadra, are to counteract the well gained prestige of the corps in their response to the terrorist attacks in Barcelona and Cambrils. Their actions, plus the management of the crisis by the Generalitat, was a blatant demonstration that Catalonia is a mature and well-organized society, with most of the trappings needed to become an independent state. The figure of the Mayor dels Mossos, the chief cop, came out very favorably in his tv appearances. This was unbearable for the Spanish nationalist front. In fact, the Spanish government was counting on taking over the commandment of the Mossos to interrupt and counteract the voting next October 1rst. That will be nearly impossible now. Further more, to bring to the front pages a possible misconduct by the Mossos or their superiors in the Catalan administration, on charges of not using the intelligence reports, is just a cover up for all the strange affairs surrounding the figure of Abdelbaqui-es-Sati, the imam of Ripoll. He was the head of the terrorist cell, who died in the explosion in Alcanar the day before the attacks. He had so many police and law infringement records it all smells of an operative agent. Very likely he has been a police informant, probably with the Guardia civil. It is very strange, having spent four years in prison, freed in 2014, he traveled freely to Morocco, Belgium and Switzerland, and at least once he was spotted taking the hajj to Meca with a group of youngsters. His name and passport must have raised a red flag more than once. Unless his records were erased or labeled confidential.

The Spanish government has still a lot to explain.




Monday, August 28, 2017

Qué hacer si te sale un hijo terrorista

Viendo las noticias este fin de semana pasado, con las secuelas de los ataques terroristas en Cataluña, recogemos la presencia de las familias de los autores de la masacre, ahora muertos por la policía o encarcelados, en los medios de comunicación. En la larga historia y las experiencias personales de atentados y ataques perpetrados en mi entorno próximo, no recuerdo tal tipo de secuencias inmediatamente después de luctuosos acontecimientos. Cierto que hoy día, los medios de comunicación, sobre todo los audiovisuales, son mucho más agresivos y se acercan más a los posibles protagonistas u otros relacionados. Pero en la larga noche de plomo del País Vasco, donde viví varios años, no recuerdo familiares de presuntos terroristas en los medios. Quizá era que situarse en la proximidad de los extremistas era demasiado arriesgado, por poder aparecer como colaborador y ser objeto de persecución por la policía. O peor, mostrar partidismos te podía costar la vida, como le sucedió al compañero pediatra Santi Brouard, porque el otro bando también mataba gente inocente.


Probablemente sucede que el recurso a la violencia por razones supuestamente políticas es un fenómeno complejo. Un viejo dicho catalán, para demostrar diversidad, dice “Cada terra fa sa guerra” que, cambiando tres letras, suena igual en español: cada tierra hace su guerra. No es un refrán bélico, sólo juega con la rima. No es comparable el substrato, ni la cronología, ni el contexto, ni la ideología. El uso de la violencia para infundir terror al supuesto adversario y, con ello, obligarle a ceder o tomar decisiones en contra de sus deseos, es muy antiguo. El belicoso pastor lusitano Viriato, fue bautizado como “Terror romanorum”, terror de los romanos, por más de un motivo. No hay noticias de que pudo ser de los familiares de Viriato. Los recientes ataques terroristas en ciudades europeas, si bien han sido mayoritariamente protagonizados por individuos de origen árabe o norteafricano, supuestamente musulmanes, no reconocen un patrón social común. Añadimos el “supuestamente”, algo hastiados del omnipresente leguleyo “presuntamente” que parece liberar de no-sé-qué compromiso de respeto a derechos más o menos reales. Porque la adscripción religiosa se suele basar únicamente en la repetida invocación al Dios de los musulmanes reconociendo su grandeza: ”¡Al·lahu akbar!”. Si la religión puede ser común en muchos casos, no lo es la situación personal de los terroristas. Unos son inmigrantes más o menos recientes, pero otros han nacido en Europa y sus familias hasta llevan aquí más de una generación. Unos son jóvenes, adolescentes casi niños, y otros son individuos maduros y con historias de violencia a sus espaldas. O han tenido adiestramiento militar y participado en algún conflicto bélico. Cierto que coinciden circunstancias de marginación o desempleo asociadas a la inmigración y vivir en barriadas periféricas de grandes ciudades. Pero los componentes de la célula que atentaron en Catalunya procedían de un pequeña ciudad al pie de los Pirineos, en la que la población inmigrante lo es en un porcentaje inferior a la media del país. Y donde se puede intuir un considerable grado de integración.


Las familias de los miembros de la célula terrorista de Ripoll han mostrado su dolor y desesperación ante los acontecimientos de la pasada semana. Han manifestado su repulsa a las acciones violentas, han lamentado las muertes y otras víctimas y han proclamado que todo ello no tiene nada que ver con el Islam, que es una religión de paz. Algunos de los relacionados con ese grupo por razones de vecindad o de negocios próximos, se han declarado víctimas, unas víctimas más de los ataques. Como comunidad se han distanciado de todas las iniciativas violentas.


Las madres que han podido, incluso exhortaron a sus hijos mientras aún estaban en busca y captura, que se entregasen a las autoridades. Lamentablemente no ha sido así. El último terrorista buscado simuló ser portador de un cinturón con falsos explosivos en un gesto que sólo le condujo a ser muerto por la policía. Inmolación o, según su versión, martirio, se conoce en Estados Unidos, un lugar donde se producen con frecuencia tiroteos entre delincuentes y policías, como “suicide by cop”: suicidio por o ante la policía, colocarse en una situación tal que el resultante sólo va a ser que la policía te mate.


Por otro lado, una persona de la localidad de Ripoll, vinculada a los servicios sociales y que conocía a varios de los miembros de la célula, no ha dudado en afirmar que “...lo han hecho por el dinero.” Este planteamiento cuestiona la base de las motivaciones y que la investigación policial y judicial habrá de dilucidar.


Sin embargo, nuevas informaciones han dejado claramente definida la figura del, hasta hacía poco, imam de Ripoll, como el cerebro organizador de la trama terrorista. Muerto al manipular los explosivos que estaban preparando en la casa que ocuparon en una urbanización al sur de Cataluña, su desaparición dejará muchas incógnitas sin resolver. Sin pretender ofrecer un análisis más allá de lo que se ha venido publicando en los medios escritos de prensa y digitales, la persona de este clérigo, sus antecedentes conocidos y las referencias a su comportamiento, presenta unas características que van más allá del mero instigador fanático, acercándolo a la de un agente infiltrado, cuyas conexiones se pierden en la maraña del submundo de la actividad terrorista de origen llamado “islamista”, de nuevo con todas las limitaciones al uso de la religión islámica como origen o responsable de alguna forma de la violencia. Su vinculación con el tráfico de drogas, su detención y condena a prisión, la evitación de la expulsión por actuaciones judiciales incompletas, los viajes al extranjero de difícil explicación, configuran un personaje turbio con relaciones aún más turbias. Que tal sujeto pueda influenciar las mentes de una docena de jóvenes sin que en el entorno se levanten sospechas dice tanto de sus habilidades personales, como de la inopia en la parece que estaban los familiares próximos al grupo. Y ello dicho al margen de las dificultades para una detección que han propiciado las desconexiones entre las diferentes agencias dedicadas al mantenimiento de la ley desde diferentes adscripciones, en este país y en los vecinos.


Explican los expertos que el funcionamiento de estos grupos y el reclutamiento de sus miembros comparten métodos con las sectas destructivas. Incluso los de algunas sectas reconocidas como institutos religiosos católicos legales. Aunque la metodología de captación y el enredo de la adscripción, exclusión social y marginación pueden ser similares, los objetivos o propósitos de las sectas suelen quedar reducidos al ámbito más próximo.


Llama la atención, sin embargo, el tiempo relativamente breve que ha podido llevar la indoctrinación o, como dicen ahora “radicalización” y, también, la aparente absoluta normalidad de gestos y actitudes registrada en los videos tomados en establecimientos comerciales pocos momentos antes de realizar alguno de los ataques producidos y su mortal consecuencia, incluso para los atacantes.


El hijo de la Tomasa. Coincidiendo con estas fechas, se ha popularizado un video que muestra a un radical islámico profiriendo toda una suerte de amenazas en español. Se trata de un joven cordobés, hijo de padre marroquí, actualmente encarcelado por vinculaciones con el terrorismo, y madre convertida al Islam que hace unos meses viajó con él a Oriente medio, perdiéndose su pista cuando pensaba incorporarse a las fuerzas del ISIS. En este caso la implicación de todo el núcleo familiar ofrece un perfil distinto y con ramificaciones psicológicas amplias, aparte de las voluntades de los implicados. Un caso singular que muestra una variedad de situaciones que elude simplificaciones.


Inmigración. Recientemente ha fallecido el profesor Tullio Sepilli, extraordinario antropólogo social, de la Universidad de Perugia, tras una larga vida de investigación y enseñanza, de la la que nos beneficiamos en diferentes momentos. En una de sus visitas a nuestra universidad, cuando en los últimos años del siglo pasado el departamento dedicaba esfuerzos  a la descripción y análisis del fenómeno de la inmigración norteafricana, le llevamos a una visita por el entorno. Mientras le explicábamos cómo el río Gayà fue durante decenios la frontera entre la Marca Hispànica y la taifa de Tortosa, tuvo ocasión de fijarse en los nombres de los pueblos que íbamos atravesando. Especialmente aquellos que tenían un origen árabe, como Altafulla, Albiol, Alcover, Benifallet, Benissanet, Mora o la Pobla de Mafumet. ¿La Pobla de quién?... Es cuando el profesor Sepilli nos dijo: “¡Ahora lo entiendo! No es que vengan, es que vuelven”.


Las explicaciones históricas siempre necesitan precisiones, pero en el recuerdo colectivo también figura un tiempo de convivencia de culturas y religiones en esta parte del mundo.


Conducir la integración en un país concreto, o en un continente como Europa en el contexto de un mundo globalizado, es una tarea para implicar a todos y que debe presidir la generosidad y la racionalidad. Nadie puede creer que sea fácil, pero tampoco hay alternativa.


No vamos a ser tan osados como para pretender ofrecer recetas o soluciones a situaciones tan dramáticas y, a la vez, tan complejas. Una simplificación puede ser considerar el terrorismo y la participación de individuos jóvenes como cualquier otra desgraciada deriva delincuencial de post-adolescentes. Muchas de ellas contienen un germen de autodestrucción propiciado por un aislamiento de la sociedad y de un menosprecio de los valores de convivencia más elementales. Tal sucede con el consumo de drogas, especialmente las menos recreativas y más adictivas que, además, por la ilegalidad, conducen a la marginación y como consecuencia del tráfico, al crimen o al suicidio más o menos disfrazado de sobredosis.


El terrorismo sectario contiene algunos de esos elementos de clandestinidad, dependència y autonegación, pero y sobre todo, el propósito es la destrucción de otros, su muerte y aniquilación en aras de unos objetivos casi siempre desdibujados, situados en un universo del más allá trascendente.


Intentar conocer todas las implicaciones de un fenómenos como el terrorismo obliga a ampliar el foco y intentar comprenderlo en su totalidad.


Solo así se puede ofrecer a unas familias explicaciones y propuestas de qué hacer si te sale un hijo terrorista. De otra manera sólo queda decirles que pidan perdón y si saben y quieren, que recen.


XA, 28AGO2017