Tuesday, February 13, 2018

Thursday, January 18, 2018

La grip de l'any 18

(Publicat també al blog de Pediatría social: 

Els tractats clàssics de Pediatria social, això que als països anglosaxons es coneix com a “Community Medicine”, acostumaven a començar amb uns capítols d’epidemiologia. Gaire bé tots incloïen un gràfic sobre mortalitat infantil, mostrant el considerable descens de la mortalitat infantil al llarg del segle XX i, de seguit, la relació sobretot amb el progrés social i cultural de les poblacions. El que veieu aquí al costat n’és un exemple que mostra el descens durant la primera meitat del segle passat, però encerclades en vermell, dues fites, dues puntes significatives: una al voltant dels anys 17-18 i l’altre als 36-41. La segona correspon a la terrible Guerra civil espanyola. La primera però, correspon a la grip de l’any 18.
Cada hivern l’aparició del fenomen epidèmic de les infeccions pel virus de la grip en les seves diferents soques (“Influença virus” tipus A, el més comú) genera dificultats que es generalitzen en tots els àmbits socials: malaltia, pèrdua d’hores de feina, pèrdua d’hores d’escola, mancances de recursos humans, cues als centres sanitaris, sobrecàrrega dels hospitals i, fins i tot, morts, directes o indirectes. Ja hem explicat que les epidèmies són una forma social d’emmalaltir. Perdent-se en la memòria de la gent pel pas del temps, queda el record de la grip de l’any 18. Entre la primavera de 1917 i l’estiu de 1918 al món es va produir una tremenda epidèmia que va causar més de 60 milions de víctimes mortals. Sembla molt fàcil de dir en una frase: 60 milions de morts. Moltíssims més que els que va causar la terrible I Guerra Mundial, en aquells moments arribant als seus episodis finals. Els historiadors bèlics diuen que la grip i l’afectació dels soldats combatents va ser un factor decissiu per a arribar a l’armistici. Han passat 100 anys i cap altre fenomen ha causat tanta mortaldat en tan breu període, si bé si se sumen tots els episodis bèl·lics que històricament es compten com a part de la no menys terrible II Guerra mundial serien més, però més allargats en el temps i l’espai.
A penes deuen quedar alguns supervivents, centenaris o no tan grans, que recordin d’algun familiar mort en aquella terrible epidèmia. Ara fa uns anys, el 2009 va haver-hi una gran alarma mundial per la por a que una nova epidèmia mundial tingués les mateixes conseqüències. El virus que causa la grip varia d’any en any. Els virus de la grip es classifiquen segons que portin uns enzims concrets: l’hemaglutinina i la neurominidasa, reduïts en la nomenclatura a les inicials H i N, i d’un tipus específic que rep un número: 1, 2, 3, etc. La grip del 18 la produí el virus de la grip H1N1. El que es va detectar l’any 2009 també era l’H1N1, raons biològiques com per a témer que es podia tractar del mateix. L’epidèmia es va originar a Mèxic i es va estendre aviat als Estats Units. Això i la reacció un xic histèrica de la directora general de l’OMS, Margaret Chan, van generar una alarma mundial considerable. La carència al començament d’una vacuna eficaç en quantitats suficients i la disponibilitat d’uns agents antivirals com l’oseltaminvir (Tamiflu) i el zanamivir (Relenza) van motivar que s’aixequessin sospites de què l’alarma s’havia creat artificialment per a beneficiar l’indústria químic-farmacèutica.
Aquests incidents a banda, la grip ens visita cada any i de fa 100 anys que els científics lluiten per trobar solucions enfocades a una fenomen que té considerables costos en vides humanes i també socials, econòmics i fins i tot polítics. Una bona part de la història de la investigació de la grip i la seva causa fou relatada en el “best seller” escrit per la periodista especialitzada en temes de salut del New York Times Gina Colatta, titulat “Flu”. “Flu” és el nom col·loquial de la grip en anglès. Deriva del fet que els símptomes de febre, mucositat, tos, malestar general, etc. de la grip es consideraven relacionats amb el mal temps hivernal i en deien que “estaves sota la inFLUència” del temps. Aquest nom es va assignar a un microbi, l’Hemophilus influenzae, al que es va fer responsable la grip ara fa cent anys i que ja era identificable a les hores. Després es va veure que només era un agent complicant. El virus de la grip del 1918 no es va poder identificar. El llibre de Gina Colatta explica la fascinant història de la recerca que va portar a la identificació i aïllament del virus tres quarts de segle després, quan es va trobar en els cadàvers de víctimes de la grip enterrats al gel a l’Àrtic que havien romàs congelats.
Qui vulgui endinsar-se en les complexitats dels avenços de la ciència té, en la grip, un amplíssim camp d’estudi allargat 100 anys i que manté tota la, bé que estacional, actualitat.
La resta, més preocupats pel dia a dia, hem d’activar les mesures preventives elementals, evitar el contagi que és principalment per contacte amb les mans, amb rentades freqüents, fer servir mocadors d’un sol ús, defugir de les aglomeracions en espais tancats, cobrir-se la cara quan tossim amb el colze per comptes de la mà o el puny, i, si emmalaltim, fer servir mesures generals com la hidratació, els analgèsics-antitèrmics i el repòs. Els grups que així ho tenen recomanat: persones grans, quitxalla, grups de risc com sanitaris i servidors públics, deuen vacunar-se amb la vacuna recomanada per cada any, tot i que, l’eficàcia és variable i, enguany, no ho és tant.
Amb una mica de sort no tornarem a viure una pandèmia com la de fa cent anys, el terrible any 1918.
X. Allué

Afegitó:

Així comença “El Quadern Gris” d’en Josep Pla, aviat farà cent anys:
“1918, 8 de marzo. Como hay tanta gripe, han tenido que clausurar la universidad. Desde entonces, mi hermano y yo vivimos en casa, en Palafrugell, con la familia…”



______________________________________________________________________________
A l'edició en paper de DiariMés d'avui, 18 de gener del 2018, es publica una versió escorçada d'aquest text:



Monday, January 08, 2018

Fuerzas de ocupació/forces d'ocupació




No està clar quina imatge han volgut projectar des de l'estat espanyol desplegant tot el contingent de policies i guàrdies civils a Catalunya.
El que d'una manera repetitiva es nomenen "forces i cossos de la seguretat de l'estat", sense que es pugui distingir que són "forces" i quins són "cossos", tenen feines i dedicacions concretes i més o menys continuades. Que l'estat hagi desplegat milers d'efectius a Catalunya durant més de tres mesos fa pensar que, o han deixat de fer el que feien fins aleshores als seus destins habituals, o que en realitat són efectius redundants i, per tant, inútils a tots els efectes.
Que a Catalunya són innecessaris ha resultat palès recentment, quan la policia catalana, els Mossos d'Esquadra, se'n va fer càrrec de la persecució i neutralització dels terroristes que atemptaren a Barcelona i Cambrils el passat estiu amb notable eficàcia.
L'única explicació és que el destí de les forces desplaçades a Catalunya tenia un caràcter repressiu contra la mateixa població catalana.
Les actuacions violentes durant la celebració del referèndum de l'1-O, si alguna cosa van evidenciar fou l'estrepitós fracàs, primer en localitzar i requisar el material electoral, urnes i paperetes i, després, en impedir la celebració de les votacions amb eficàcia, i només que apallissant gent pacífica que volia exercir el seu legítim dret a votar.
A sobre, alguns elements de les forces van protagonitzar brots de protestes contra els seus comandaments amb una manca de disciplina intolerable en un cos armat. Sense disciplina, una força armada esdevé una banda de facinerosos, bandolers.
Unes forces mal dirigides, sense plans estratègics concrets, amb actuacions tàctiques deplorables tant en l'execusió com en la retirada, només han collit que rebuig i malfiança per part de la pobalció, com qualsevol força d'ocupació genera allà on actuï.
Els components anecdòtics inclouen la ubicació dels efectius policials a uns vaixells ferrys amarrats als ports de Tarragona i Barcelona i que la borda d'un d'ells estigués decorada amb pintures del famós "cartoon" de "Looney Tunes", de la Warner, especialment el pollet "Tweety", traduït a la televisió espanyola com "Piolín", va acabar adjudicant als guàrdies el genèric de "piolines", amb gran alegria i escarni del personal i vergonya de les "forces d'ocupació".
Com a ciutadans lliures que hem patit la violència només podem expressar el nostre rebuig indignat. Però com a ciutadans contribuents de l'estat espanyol podem reclamar responsabilitats professionals, polítiques i, també, econòmiques de tota l'actuació, dispendi i malendreç en la utilització de recursos públics, aplicats amb un suport legal dubtós, pressupostàriament inadequat i de resultats inútils per l'objectiu suposat, si és que hi fos. En tot cas, vergonyosos.
Que l'estat hagi declarat secret d'estat les actuacions policials i les comunicacions durant l'1-O, no sembla més que un malaguanyat intent d'ocultació d'actuacions desgraciades o delinqüencials.
Ara sembla que aquests contingents policials han marxat. Continuem exigint explicacions. Però no que demanin perdó. Nos els hi perdonarem mai. El que van fer és imperdonable. I l'estat, l'últim responsable. No els volem veure mai més.


___________________________________________________________________________

Publicat avui, 8 de gener, a DiariMés






Wednesday, January 03, 2018

(La primera parte de este post se ha publicado en DiariMés el 2 de enero de 2018: ver imagen)





























De vez en cuando se recomienda que los textos de los blogs sean algo más extensos. Este es un ejemplo, coincidiendo con el cambio de año y tras un semestre realmente histórico. Recordamos al lector que, como este blog anuncia en su título, responde a una percepción personal y por ello parcial, discutible. Espero que la benevolencia del lector le permita leerlo en su totalidad y, naturalmente, espero comentarios.

La independencia es un medio

Unos resultados electorales, bajo condiciones bastante insufribles, con candidatos en prisión o en el exilio,con desequilibrio en los gastos electorales, bajo la torva mirada de fuerzas policiales o, en esta parte del país, una maniobras militares injustificables, únicamente diseñadas para infundir miedo, con un ejecutivo del estado interviniendo el funcionamiento de la Generalitat...Todo ello para que apenas nada cambie en el panorama.

La pulsión hacia la independencia se mantiene y su representación si algo ha hecho ha sido consolidarse y aumentar un poco. Dos millones largos de electores se han comprometido depositando su voto con la independencia. Una cifra tan alta no la componen cuatro iluminados: son un núcleo social amplio, de múltiples procedencias e intereses. Suficiente o no para cambiar la historia se verá próximamente.

Lo que se pretende es un cambio de estado. Un estado nuevo y, por cierto, especialmente con un cambio en la forma de cómo se constituye ese estado. La independencia es un medio, es una condición previa para que funciones. El objetivo es un estado en el que las decisiones tengan un respaldo de la población mucho más próximo. Y la forma es una república.

Repasando el año pasado, la concentración de acontecimientos, especialmente en la segunda mitad del año, desde los atentados yihadistas de agosto hasta las elecciones prenavideñas, han puesto en tensión los nervios de los catalanes. El análisis resulta demasiado intenso pero la evidencia se puede resumir en que el proceso para la independencia de Cataluña y la proclamación del nuevo estado republicano no se detiene y todo indica que llegará pronto o tarde. 

Porque la independencia del estado español es el medio para que las gentes de este rincón alcancen la libertad para decidir su destino, manejar sus recursos y aproximarse a soluciones de los problemas sociales de la población. Con los recursos propios i la libertad para ejecutar las más de dos docenas de leyes de contenido social que, aprobadas en Cataluña, han sido suspendidas por el estado español, la realidad cambiaría notablemente. Si además se prescinde de un estado corrupto desde sus más altas instancias, que ha destrozado la economía, se ha comido el fondo de las pensiones para dárselo a bancos ineptos y sus amigos, rechaza a los refugiados y mete en la cárcel inocentes desde un sistema judicial venal, al menos recuperaremos una cierta dignidad como comunidad. 

Detalles a considerar del pasado reciente:

Los atentados yihadistas de agosto, todavía envueltos en una niebla informativa a la que se suma la separación del Mayor de los Mossos d’esquadra responsable de la investigación, pone el punto de mira en los servicios de inteligencia españoles. El imán de Ripoll, cabeza del comando era un reconocido confidente de la Guardia civil y del CNI, lo que permite dar consideración a que pudo muy bien tratarse de un atentado de falsa bandera. Mientras no se aclare la participación de los servicios de inteligencia, cosa que obviamente no partirá de ellos sinó de alguna fuente fuera del control del estado español, me permitiré mantener la sospecha.

Las acciones del estado para impedir el referéndum. Mientras el gobierno de la Generalitat mantenía su compromiso de “O referendum, o Refrendum”, y aprobaba la Ley de convocatoria, cinco días después una enorme manifestación el 11 de septiembre le dio el respaldo popular decisivo. Con ello se inició la cascada de acontecimientos que hemos visto este otoño.

El esfuerzo para impedir la consulta incluía la búsqueda y captura de las urnas y las papeletas. La campaña lanzada por la Policía Nacional y la Guardia civil, con registros a imprentas, médios de comunicación y otros lugares se acompañó de un rotundo fracaso y una respuesta popular burlona (¿Donde están las papeletas…?/Las papeletas ¿donde están?, se convirtió en una cancioncilla popular).

A ello siguió el desplegamiento de millares de agentes de CNP y GC, alojados en ferris atracados en los puertos de Tarragona y Barcelona. Que la borda de uno de ellos estuviese decorada con pinturas del famoso “cartoon” de “Looney Tunes”, de la Warner, especialmente el pollito “Tweety”, traducido en la televisión española como “Piolin”, acabó adjudicándoles  a los guardias el genérico de “piolines”, con gran regocijo y escarnio del personal y vergüenza de las “fuerzas de ocupación”.

El registro y posterior manifestación multitudinaria la tarde noche del 21 de septiembre, que retuvo en la sede de la Conselleria de Economía en pleno centro de Barcelona, en que los líderes de las agrupaciones sociales independentistas consiguieron con esfuerzo serenar los exaltados ánimos de los manifestantes, tuvieron consecuencias judiciales oblicuas, semanas después.

La jornada del 1-0 se llevó a cabo por una extraordinaria operación de ocultación del material de las votaciones que dejó con un palmo de narices a las fuerzas del estado. La respuesta del estado, fruto de una mal calculada estrategia, fue intentar impedir por la fuerza las votaciones en los propios colegios electorales. Los ataques del 1-0 de oleadas de fuerzas antidisturbios contra una población que pacíficamente se agolpaba en los centros electorales para defender su derecho al voto, se saldó con casi un millar de heridos y contusionados. Pero apenas se intervinieron las urnas en unos centenares de centros. En el resto, hasta más de 6000, se realizó el referéndum. Los ataques se detuvieron hacia las 2 del mediodía, coincidiendo con la aparición en los noticiarios de la televisiones extranjeras las imágenes de la violencia policial. El noticiario de la BBC de las 13.00 horas y el continuado de la CNN fueron determinantes.
El cruce de órdenes y contra-órdenes, el flujo de las comunicaciones entre distintos comandos policiales, la confusión en la Moncloa, los gritos de Soraya y de Jorgito Moragas, han sido declarados secreto de estado, vergonzante recurso para ocultar vergüenzas. Los guardias devueltos a sus acuartelamientos organizaron protestas porque querían seguir dando palos. Tal insubordinación en cualquier situación o policía normal debiera haber conducido a arrestos y dimisiones. “Una fuerza armada sin disciplina se convierte en una banda de forajidos” es una frase de manual.

La ”aturada de pais” del 3-0. Dos días después y en respuesta a la violencia policial se llevó a cabo un paro general del país. Todo en Cataluña se detuvo. Comercios, transportes, servicios, medios de comunicación, centros de enseñanza, todo. No se consideró huelga general para no implicar a sindicatos y empresarios y porque no era una interrupción de la actividad laboral únicamente. Se paró todo el país. Y al atardecer hubo manifestaciones multitudinarias, de centenares de miles de personas en las principales ciudades. A mi entender, la mayor expresión de fuerza popular, realizada de forma espontánea, sin anuncios o publicidad, en 48 horas, de la historia reciente de Europa. El desconcierto y los nervios en la Moncloa alcanzaron su límite máximo. Nunca sabremos los detalles, a menos que alguien del interior del peopio gobierno algún día escriba sus memorias. Pero si conocemos sus consecuencias: el gobierno echó su resto con...

El desgraciado discurso del Borbón. El azacaneo palaciego llevó a considerar la situación como equivalente a un golpe de estado. El término se utilizaba profusamente, a veces con la variante de “golpe al estado”, con o sin la apostilla de “de derecho”, entre diferentes protagonistas y se optó por un recurso de hace 33 años, cuando el monarca padre del actual, se dirigió a la nación una noche aciaga de tricornios y traiciones de un 23 de febrero. Solo que esta vez no había ni violencia, ni ocupación de centros de poder, ni tiros, ni tanques en las calles, ni nada. Solo gente decidida a dejar constancia de su repulsa precisamente a la violencia policial del 1-0. A la redacción apresurada e inconexa del texto se añadió la actitud del titular de la corona, bronca, acusatoria, amenazadora, apuntando con el dedo como nunca hace un jefe de estado a su ciudadanía, encuadrado por un vetusto cuadro de un Borbón anterior del que lo que más se distinguía era un palo o porra, como una alusión a la fuerza utilizada por la policía dos días antes. La indignación inicial que me produjo la intervención televisiva se siguió de una sensación alivio premonitorio republicano: el Borbón acaba de poner fin a su reinado.

Con los resultados del referéndum publicados el Parlament de Catalunya y el govern de la Generalitat el 27 de octubre procedieron a una proclamación fallida de la independencia. Confusa situación que se ha explicado por el conocimiento preciso de que, en el caso de la declaración de independencia, el gobierno del estado estaba dispuesto a utilizar los medios que fuesen necesarios, incluyendo la violencia extrema, expresada en la frase de que hubiera “muertos en las calles”. Se ha sabido que, para el caso que la Generalitat se mantuviese en una postura inamovible y resistiera en el edificio del Parlament, los planes de contingencia de las fuerzas de PN y GC incluían el asalto del palacio por tierra, por aire con helicópteros que desembarcasen miembros de los GEO en la terraza del edificio y de penetración por los túneles del subsuelo, al objeto de hacerse con el control del edificio en pocos minutos, cualquiera que fuese la resistencia y el coste. Los planes de contingencia de los Mossos d’Esquadra para la defensa del edificio ante un posible ataque o asalto del Parlament sólo contemplan la eventualidad de un ataque terrorista, no de fuerzas armadas, en el entender que tal resulta impensable en este siglo.

Una judicatura en entredicho. El gobierno del estado y, especialmente el presidente Rajoy han decidido tratar todo el problema político de la independencia de Cataluña por vía judicial. Ya desde 2010 con la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra el Estatut de Cataluña, después de que fuese aprobado por el Parlament, ratificado por las Cortes españolas y sometido a referéndum, se inició un recorrido perverso de judicializar toda una cuestión política, con lo que se consiguió politizar la justicia española. No que eso fuese especialmente difícil. La justicia española nunca ha sido realmente independiente. La propia estructura, la existencia de tribunales especiales como la Audiencia Nacional, la irregular elección de muchos magistrados, notoriamente los miembros del Tribunal Constitucional (TC), la exasperante lentitud mantenida por una infradotación económica que reduce la funcionalidad, el inmenso retraso en la informatización de los procedimientos, el corporativismo rampante, la jerarquización de la fiscalía, el peculiar cuerpo de los Abogados del Estado, y ese largo etcétera de singularidades difícilmente homologables con las justicia de los países de nuestro entorno, hace de la justicia española algo muy necesitado de “aggiornamento”, por no decir de renovación total. Sin llegar a coincidir con la famosa definición del que fue alcalde de Jerez, Pedro Pacheco, de que “la justicia es un cachondeo”, se pueden albergar serias dudas sobre su funcionamiento, equidad o, incluso, racionalidad. Todo ello dicho ante la realidad de que los jueces son los intérpretes de la ley, a la que continuamente se invoca para denostar el proceso independentista catalán. No hace falta entrar en grandes disquisiciones de filosofía del derecho, pero sí dejar claro que las leyes son obras humanas y, como tales, cambiables, modificables, actualizables y, en todo caso recordar que las leyes están al servicio de las personas y no al revés. La constante monótona invocación a LA LEY por parte del jefe del gobierno del estado, precisamente en su boca de corrupto y malversador, pierde todo el significado cuando su propio partido se halla envuelto en docenas de procesos judiciales por delitos económicos y penales. 

Las actuaciones de unos jueces concretos como el del juzgado número 13 de Barcelona, la jueza de la Audiencia Nacional y el juez instructor del Tribunal supremo están plagadas de irregularidades procesales denunciadas por miles de letrados, catedráticos de derecho y juristas prestigiosos en repetidos manifestos. Las de los sucesivos oficiales fiscales incluyen la perversidad contumaz, que apenas ha aliviado la repentina e inesperada muerte de dos de los más significados, calificada en algunos medios como la “maldición del prucés”.

Las detenciones y el artículo 155. Ese movedizo substrato judicial ha dado lugar a la detención y encarcelamiento de algunos destacados miembros de las asociaciones independentistas de la sociedad civil: los presidentes de Omnium Cultural, Jordi Cuixart y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y a varios miembros del gobierno de la Generalitat y de la mesa del Parlament, algunos dejados en libertad bajo fianza, pero manteniendo en prisión preventiva sin fianza al vicepresidente Oriol Junqueras y al conseller de Interior Joaquim Forn en un claro ejercicio de castigo. Y obligado a exiliarse a Bélgica a otros cinco otros miembros, incluyendo el President Carles Puigdemont ante la clara amenaza de encarcelamiento. La aplicación torticera del artículo 155 de la Constitución Española ha justificado al gobierno del estado a justificar una actuación represiva desproporcionada y cruel, dando al traste con una buena parte de los preceptos legales, los derechos humanos, la más elemental prudencia y hasta la racionalidad de que hay cosas que no se pueden imponer con violencia. Lo que no autoriza el citado artículo además, son los insultos, los menosprecios y la indignidad que se pueden resumir en el grito de “a por ellos” o la afirmación de la vicepresidenta del gobierno sobre el “descabezamiento” del movimiento independentista. Eso en un país que, al contrario que la República Francesa, tenemos algunos descabezamientos pendientes. La decisión acompañante a la aplicación del 155 de convocar inmediatamente unas elecciones para el 21 de diciembre, primera fecha legalmente posible, ha conducido a una campaña electoral confusa, irregular, martirizada por una Junta Electoral partidista que concluido dejando las cosas más o menos como estaban, pero en que lo más notable es el absoluto descalabro del Partido Popular de Cataluña. Mientras tanto, desde Madrid el PP gobierna en Cataluña sin tener la más mínima legitimidad e intenta laminar todos los logros que desde la actividad de la Generalitat han conformado la realidad del país.

Los resultados electorales han dejado una situación compleja para la constitución de los órganos de gobierno. Y con ello de alguna forma aplazadas las decisiones sobre el proceso hacia la independencia. Porque el proceso sigue. 



Listado de vergüenzas

La larga lista de insultos, denuestos, menosprecios, ofensas verbales desde lo que queda del estado español y de forma indiscriminada contra Cataluña y los catalanes. Simple odio.

El retorcimiento de la legalidad con instrumentos torcidos y agentes legales, jueces y fiscales, venales, buena parte de ellos controvertidos dentro de la propia profesión. Se ve que no han encontrado otros.

La manipulación de la realidad desde los medios de comunicación de Madrid.

El encarcelamiento de políticos sin soporte legal válido, por sus ideas.
La utilización de la violencia para impedir votar a ciudadanos pacíficos.

Los intentos de manipular los resultados electorales desde la empresa INDRA y la distorsión en la votación desde el extranjero.

Las leyes catalanas impedidas, derogadas o detenidas:





El futuro incierto: “No hi ha res més difícil de predir que el futur. Sempre és incert...sortosament. Un futur predeterminat seria horrible…”  pero vamos a vivirlo juntos.


XA/1 ENERO 2018

Tuesday, December 12, 2017

Sunday, November 26, 2017

Mientras tanto, me censuran el blog de Pediatría social

Como saben los lectores, además de este blog, yo publico desde febrero 2009 un blog profesional, para la Sociedad Española de Pediatria Social. Ese “blog” substituia al blog cuya publicación se decidió en la asamblea de la SPS celebrada en Salamanca el 22 de octubre de 2005 con la idea de complementar la página web de la SPS. La direcció era y es: http://www.pediatriasocial.blogspot.com/ que, lamentablemente y por razones técnicas, tuvo una vida efímera, haciendo bueno el único comentario que aparece en el viejo “blog”. Tal comentario pertenece a "Pediatría - Quillota", un pediatra chileno que mantuvo su blog un par de años y a quien saludamos si sigue por ahí.

Pues después de ocho años de actividad, se ha producido una peripecia que relato a continuación (publicada en el propio blog de Pediatria social)


Blog de Pediatria Social

Adios Pediatría social (Sociedad)

El XXIII Congreso de la Sociedad Española de Pediatría Social, celebrado en Terrassa el fin de semana pasado iba a proporcionarme una sorpresa y, como tal, inesperada, que afecta a este blog.
Acudí al congreso por invitación específica y generosa de la presidenta del evento, a quien anuncié que lo que me interesaba era participar en la Asamblea general convocada para el viernes por la tarde. Mi intención era aportar las estadísticas de funcionamiento del blog y, al tiempo, recordar su existencia y mi ánimo de continuar publicándolo. Amablemente el secretario accedió a dejarme un espacio en el punto del orden del día sobre las actividades de la Sociedad durante el pasado ejercicio donde, por cierto, pude comprobar que no constaba referencia alguna al blog. Tal cosa no me extraña porque, siendo una actividad que no representa costes ni esfuerzos a la Sociedad y formando parte del universo virtual de la Internet, es comprensible.
Cabe añadir que hasta ese momento la asamblea había consistido en una pormenorizadísima relación de la cuentas de la sociedad, debidamente sometidas a una auditoría realizada por un oficialísimo organismo estatal gestor de cuentas, con todos los sellos y certificaciones. Bastante impresionante para mis pobres recursos intelectuales en temas de economía y gestión. Pero que a la hora de proponer el presupuesto para el ejercicio del 2018, se redujo a que se ingresan 3000 eurillos por las magras cuotas de los socios, que se debatió incrementar, más 34.694 euracos de subvención del Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad. La cantidad resultante de la suma se pretende gastar la mayor parte en los necesarios gastos administrativos y de secretaría, y unos 18.000€ restantes en la organización de cursos, jornadas y conferencias. La asamblea asintió a las cuentas y las propuestas, con la única discreta discrepancia de un miembro joven de la misma, algo preocupada y hasta un poco escandalizada de la cantidad destinada a cursos y demás, acostumbrada a realizar ese tipo de actividades en su ámbito profesional sin coste alguno. Loable voluntarismo.
Cuando se me cedió el turno de intervención,comencé y en alusión a lo anterior, que el blog no costaba ni un maravedí y que estaba abierto a todos los socios, aunque la participación era escasa. En el relato estadístico ofrecí lo siguiente:
Nº de entradas o artículos (posts) desde su inicio ………………  818
En 2016…..………………..   93
En 2017 (hasta hoy)…….   80
(casi 2 por semana)
Nº de visitas 
En 2016………………….37.799
En 2017………………….43.218
Seguidores (que reciben un email con cada post) ………………  835
Origen de las visitas: La mitad, más o menos, de España. Un 20% de Estados Unidos y casi lo mismo de Mèxico. Y el resto de los países sudamericanos de habla hispana, más un puñado de Brasil y otros tantos de algunos países europeos.
Los posts” más visitados en 2017 han sido el dedicado al derecho de los niños a su propia imagen, con más de 10.000 visitas, seguido del dedicado a las Enfermedades raras, con unas 5000, pero que como se publicó hace tiempo, repite cada año como muy visitado.
Interpelado por un asistente que quería saber como se encontraba el blog en la Internet, al contestarle mencioné que, además de encontrarlo en cualquier buscador, Google, Yahoo, etc. la junta directiva incluía un enlace al blog en la página web de la sociedad.
Y ahí es cuando surgió la sorpresilla. Desde la mesa se me dijo que la junta directiva había decidido suprimir el blog. Algo inquieto, pregunté el motivo y se me dijo que “se habían recibido presiones…”. Al preguntar que por parte de quien, siendo el blog abierto a comentarios y siendo esta la primera noticia, se dijo que por parte “…del otro lado del Ebro (sic!)”. Y que era una medida temporal hasta que “… se haya pasado esto…”
Por favor: volved a leer el párrafo anterior.
Tengo una edad que, bajo cualquier criterio, se puede considerar avanzada, justo en la raya de los tres cuartos de siglo. Y 50 años de profesión, remunerada desde 1964, y dedicación exclusiva a la Pediatría. He vivido y ejercido en cinco países (y tres comunidades autónomas) y media docena de hospitales. He participado en la fundación de tres sociedades científicas y he sido miembro activo de seis. He presidido varios congresos y participado en docenas. Quiero decir que una cierta experiencia de la vida profesional social ya he podido acumular. A estas alturas puedo decir sin reparo que estoy de vuelta de casi todo. Pero algo que entiendo mal es la injerencia de la política en una profesión como la nuestra.
El blog Pedsocial, com más de ochocientas entradas, ha tratado de casi todo lo que tiene que ver con la salud de los niños desde el punto de vista social. Como tal publicación periódica suele haber referencias a la actualidad, porque vivimos en el siglo y en el mapa. No podemos esperar, como en cualquier publicación, que todo el mundo esté de acuerdo con lo que en la publicación se expresa. Y para eso está la opción de los comentarios, que nunca he sido opuesto a las críticas, de las que siempre se puede aprender. Lo que no soporto es la censura. Por eso me sorprende que los textos hayan podido molestar, levantar inquietudes y promover censuras. Los textos se rebaten con argumentos. O, simplemente, se ignoran. Que algunas desconocidas, anónimas y misteriosas fuerzas hayan ejercido “presiones” sobre la Junta Directiva de la Sociedad y que no hayan tenido el mínimo cuajo de contraponer sus libérrimas opiniones a lo que se escribe en el blog, me parece inaudito. Especialmente cuando el ámbito es el de la salud y los derechos de los niños, algo que se me antoja universal, benéfico y hasta inocente, a diferencia de temas de altas discrepancias como la política o el fútbol, donde las pieles suelen ser finas y los ánimos fácilmente excitables.
De ahí que haya dado en interpretar que, por lo que se me dijo “del otro lado del Ebro” y de que se haya pasado “esto”, de lo que se está hablando es de que quien escribe el blog, o sea yo, es catalán y lo hace desde Cataluña, “esto” siendo el actual conflicto entre Cataluña y el estado español.
Tal da en reconocer que Cataluña y España son dos entes diferentes y que si algo se hace desde Cataluña no encaja en una sociedad “española”. O que quien esto escribe pertenece a un colectivo extraño a la españolidad de la SEPS. Y eso está en el límite de la xenofobia. Si de algo se quejan los independentistas catalanes es de que se les trate como “otros”, y que ello incluya desprecios, denuestos e insultos, simplemente por hablar un idioma milenario y plantearse decidir su futuro como pueblo, legalidades aparte pero legitimidades incontestables.
En esa tesitura, y para concluir el relato, me dirigí a la mesa que presidía la asamblea diciendo que no es que ellos prescindieran del blog, sino que yo (y el blog) prescindiría de la Sociedad, y a otra cosa. Recogí mis papeles y me despedí.
Los cambios en el blog son puramente formales. Los motivos de los cambios ahí quedan explicados. Por cierto, la publicación multilingüe mantiene la aceptación del blog: en los dos días desde que se publicó, en inglés, la última entrada sobre el Día Mundial de los Derechos del Niño, el blog ha recibido 380 visitas, algo más de la media habitual.
Aquí seguimos.
X. Allué (Editor)
____________
Pues ahí queda para lectura e interpretación. La publicación del Pedsocial, en la semana transcurrida y, como en este blog de La Percepción selectiva, en tres idiomas que són los que empleo, sigue activa y las estadísticas muestran un incremento de las visitas notable, que esperaré unos días a cuantificar.




Saturday, November 18, 2017

Hacia un final de régimen

Este artículo se publicó en este mismo blog, en catalán, hace dos meses. Como entiendo que mantiene su vigencia, lo reproduzco aquí en español:

El final de un regimen. Mirando desde arriba


Se puede entender que los acontecimientos recientes en Cataluña son parte de una cuestión territorial, fiscal y, quizás también, de reivindicación la lengua. Y que arranca de una irritación motivada por la destrucción del estatuto de Cataluña por parte del Tribunal Constitucional, a instancias del Partido Popular en 2010.
El estatuto, una renovación de los acuerdos entre la nación catalana y el reino de España, había sido aprobado por el Parlamento catalán, sometido a referéndum y así aprobado. Y también reconocido y aprobado por las Cortes Españolas. Un Tribunal Constitucional irregular, por no decir deslegitimado, que hacía tres años que debía haberse renovado y que, de sus doce miembros, le faltaba uno por fallecimiento, y que excluyó otro miembro por una confusa razón de haber escrito un ensayo sobre Cataluña diez años antes, lo descabezó a instancias del Partido Popular. La eliminación de algunos de los artículos más trascendentes contó sólo que con la aprobación de la mitad de sus miembros y que fue la presidenta, quien utilizó su voto de calidad para imponer el resultado. Tal desorden podría estar en el origen del actual conflicto. Pero también se puede pensar que esto sólo es la causa, digamos, local. Desde otro punto de vista, es bastante evidente que cae encima de una tremenda crisis económica que originada por los desastres financieros a nivel mundial, que ha evolucionado hacia una represión económica de las clases populares, provocando un desequilibrio con cifras de paro extraordinarias, apenas recuperadas con una precarización de los puestos de trabajo y una enorme reducción de los salarios. Mientras tanto, se ha optado por un rescate multimillonario de entidades financieras, bancos y cajas mal gestionadas o, simplemente robadas, a cambio de recortar los presupuestos sociales, de sanidad y enseñanza.
Encima, el gobierno del estado se ha revelado como protagonista de casos de corrupción generalizados, ocultados por la connivencia de otros poderes políticos económicos y judiciales, que con el ruido de la situación catalana se pretende ocultar.
Pero todo esto se asienta sobre la inestable situación del mismo estado, del que la legitimación de su cabeza es más que discutible. La reinstauración de la monarquía borbónica, aparte de su impresentable deficiencia de origen, a partir de una designación para un dictador sanguinario, se ha visto dañada por la conducta del primer monarca, envuelto en escándalos económicos, sexuales y anticonservacionistas. Un individuo que dedica sus esfuerzos a los negocios de venta de armas a países en guerra, mantener concubinas y matar especies animales protegidas, no es una figura respetable como jefe de estado. Su sucesor, que lo es por una interpretación inconstitucional de la ley de sucesión que promueve la preeminencia del hombre sobre la mujer, sigue las vergonzantes prácticas económicas de su predecesor. Encima no ha sido capaz de proveer un descendiente masculino, situación biológica absurda y aleatoria, pero que en el pasado ha motivado conflictos sangrientos que el pueblo ha pagado con dolor y muertes.
Este estado no se aguanta. Décadas de soportar una estructura central de altos funcionarios y su entorno, acostumbrados a vivir de la teta del estado, en continua connivencia con las grandes empresas que dependen de las asignaciones que se publican en el BOE, forman un entramado que no quiere renunciar al poder y sus privilegios de élites extractivas. Han acomodado a sus intereses un cuerpo legal pesado y disfuncional, que el poder legislativo no puede hacer funcionar con las penurias administrativas que sufre, y al que se le pide complicidad.
El movimiento catalán por una república independiente, marca un punto de inflexión. Si el estado no se plantea ordenar la crisis económica, equilibrar el déficit fiscal, resolver la corrupción y legitimar la decisión del pueblo sobre su destino, es comprensible que quieran encontrar una vía hacia el futuro que les liberen de estas lacras.
Si realmente alguien piensa que puede haber algún punto de diálogo, que empiece a poner sobre la mesa de negociaciones las piezas grandes: la monarquía, la corrupción, la redistribución económica, la reforma judicial y el respeto a la voluntad del pueblo. Lo demás son palabras vanas y desvíos de la realidad.


XA