Monday, August 28, 2017

Qué hacer si te sale un hijo terrorista

Viendo las noticias este fin de semana pasado, con las secuelas de los ataques terroristas en Cataluña, recogemos la presencia de las familias de los autores de la masacre, ahora muertos por la policía o encarcelados, en los medios de comunicación. En la larga historia y las experiencias personales de atentados y ataques perpetrados en mi entorno próximo, no recuerdo tal tipo de secuencias inmediatamente después de luctuosos acontecimientos. Cierto que hoy día, los medios de comunicación, sobre todo los audiovisuales, son mucho más agresivos y se acercan más a los posibles protagonistas u otros relacionados. Pero en la larga noche de plomo del País Vasco, donde viví varios años, no recuerdo familiares de presuntos terroristas en los medios. Quizá era que situarse en la proximidad de los extremistas era demasiado arriesgado, por poder aparecer como colaborador y ser objeto de persecución por la policía. O peor, mostrar partidismos te podía costar la vida, como le sucedió al compañero pediatra Santi Brouard, porque el otro bando también mataba gente inocente.


Probablemente sucede que el recurso a la violencia por razones supuestamente políticas es un fenómeno complejo. Un viejo dicho catalán, para demostrar diversidad, dice “Cada terra fa sa guerra” que, cambiando tres letras, suena igual en español: cada tierra hace su guerra. No es un refrán bélico, sólo juega con la rima. No es comparable el substrato, ni la cronología, ni el contexto, ni la ideología. El uso de la violencia para infundir terror al supuesto adversario y, con ello, obligarle a ceder o tomar decisiones en contra de sus deseos, es muy antiguo. El belicoso pastor lusitano Viriato, fue bautizado como “Terror romanorum”, terror de los romanos, por más de un motivo. No hay noticias de que pudo ser de los familiares de Viriato. Los recientes ataques terroristas en ciudades europeas, si bien han sido mayoritariamente protagonizados por individuos de origen árabe o norteafricano, supuestamente musulmanes, no reconocen un patrón social común. Añadimos el “supuestamente”, algo hastiados del omnipresente leguleyo “presuntamente” que parece liberar de no-sé-qué compromiso de respeto a derechos más o menos reales. Porque la adscripción religiosa se suele basar únicamente en la repetida invocación al Dios de los musulmanes reconociendo su grandeza: ”¡Al·lahu akbar!”. Si la religión puede ser común en muchos casos, no lo es la situación personal de los terroristas. Unos son inmigrantes más o menos recientes, pero otros han nacido en Europa y sus familias hasta llevan aquí más de una generación. Unos son jóvenes, adolescentes casi niños, y otros son individuos maduros y con historias de violencia a sus espaldas. O han tenido adiestramiento militar y participado en algún conflicto bélico. Cierto que coinciden circunstancias de marginación o desempleo asociadas a la inmigración y vivir en barriadas periféricas de grandes ciudades. Pero los componentes de la célula que atentaron en Catalunya procedían de un pequeña ciudad al pie de los Pirineos, en la que la población inmigrante lo es en un porcentaje inferior a la media del país. Y donde se puede intuir un considerable grado de integración.


Las familias de los miembros de la célula terrorista de Ripoll han mostrado su dolor y desesperación ante los acontecimientos de la pasada semana. Han manifestado su repulsa a las acciones violentas, han lamentado las muertes y otras víctimas y han proclamado que todo ello no tiene nada que ver con el Islam, que es una religión de paz. Algunos de los relacionados con ese grupo por razones de vecindad o de negocios próximos, se han declarado víctimas, unas víctimas más de los ataques. Como comunidad se han distanciado de todas las iniciativas violentas.


Las madres que han podido, incluso exhortaron a sus hijos mientras aún estaban en busca y captura, que se entregasen a las autoridades. Lamentablemente no ha sido así. El último terrorista buscado simuló ser portador de un cinturón con falsos explosivos en un gesto que sólo le condujo a ser muerto por la policía. Inmolación o, según su versión, martirio, se conoce en Estados Unidos, un lugar donde se producen con frecuencia tiroteos entre delincuentes y policías, como “suicide by cop”: suicidio por o ante la policía, colocarse en una situación tal que el resultante sólo va a ser que la policía te mate.


Por otro lado, una persona de la localidad de Ripoll, vinculada a los servicios sociales y que conocía a varios de los miembros de la célula, no ha dudado en afirmar que “...lo han hecho por el dinero.” Este planteamiento cuestiona la base de las motivaciones y que la investigación policial y judicial habrá de dilucidar.


Sin embargo, nuevas informaciones han dejado claramente definida la figura del, hasta hacía poco, imam de Ripoll, como el cerebro organizador de la trama terrorista. Muerto al manipular los explosivos que estaban preparando en la casa que ocuparon en una urbanización al sur de Cataluña, su desaparición dejará muchas incógnitas sin resolver. Sin pretender ofrecer un análisis más allá de lo que se ha venido publicando en los medios escritos de prensa y digitales, la persona de este clérigo, sus antecedentes conocidos y las referencias a su comportamiento, presenta unas características que van más allá del mero instigador fanático, acercándolo a la de un agente infiltrado, cuyas conexiones se pierden en la maraña del submundo de la actividad terrorista de origen llamado “islamista”, de nuevo con todas las limitaciones al uso de la religión islámica como origen o responsable de alguna forma de la violencia. Su vinculación con el tráfico de drogas, su detención y condena a prisión, la evitación de la expulsión por actuaciones judiciales incompletas, los viajes al extranjero de difícil explicación, configuran un personaje turbio con relaciones aún más turbias. Que tal sujeto pueda influenciar las mentes de una docena de jóvenes sin que en el entorno se levanten sospechas dice tanto de sus habilidades personales, como de la inopia en la parece que estaban los familiares próximos al grupo. Y ello dicho al margen de las dificultades para una detección que han propiciado las desconexiones entre las diferentes agencias dedicadas al mantenimiento de la ley desde diferentes adscripciones, en este país y en los vecinos.


Explican los expertos que el funcionamiento de estos grupos y el reclutamiento de sus miembros comparten métodos con las sectas destructivas. Incluso los de algunas sectas reconocidas como institutos religiosos católicos legales. Aunque la metodología de captación y el enredo de la adscripción, exclusión social y marginación pueden ser similares, los objetivos o propósitos de las sectas suelen quedar reducidos al ámbito más próximo.


Llama la atención, sin embargo, el tiempo relativamente breve que ha podido llevar la indoctrinación o, como dicen ahora “radicalización” y, también, la aparente absoluta normalidad de gestos y actitudes registrada en los videos tomados en establecimientos comerciales pocos momentos antes de realizar alguno de los ataques producidos y su mortal consecuencia, incluso para los atacantes.


El hijo de la Tomasa. Coincidiendo con estas fechas, se ha popularizado un video que muestra a un radical islámico profiriendo toda una suerte de amenazas en español. Se trata de un joven cordobés, hijo de padre marroquí, actualmente encarcelado por vinculaciones con el terrorismo, y madre convertida al Islam que hace unos meses viajó con él a Oriente medio, perdiéndose su pista cuando pensaba incorporarse a las fuerzas del ISIS. En este caso la implicación de todo el núcleo familiar ofrece un perfil distinto y con ramificaciones psicológicas amplias, aparte de las voluntades de los implicados. Un caso singular que muestra una variedad de situaciones que elude simplificaciones.


Inmigración. Recientemente ha fallecido el profesor Tullio Sepilli, extraordinario antropólogo social, de la Universidad de Perugia, tras una larga vida de investigación y enseñanza, de la la que nos beneficiamos en diferentes momentos. En una de sus visitas a nuestra universidad, cuando en los últimos años del siglo pasado el departamento dedicaba esfuerzos  a la descripción y análisis del fenómeno de la inmigración norteafricana, le llevamos a una visita por el entorno. Mientras le explicábamos cómo el río Gayà fue durante decenios la frontera entre la Marca Hispànica y la taifa de Tortosa, tuvo ocasión de fijarse en los nombres de los pueblos que íbamos atravesando. Especialmente aquellos que tenían un origen árabe, como Altafulla, Albiol, Alcover, Benifallet, Benissanet, Mora o la Pobla de Mafumet. ¿La Pobla de quién?... Es cuando el profesor Sepilli nos dijo: “¡Ahora lo entiendo! No es que vengan, es que vuelven”.


Las explicaciones históricas siempre necesitan precisiones, pero en el recuerdo colectivo también figura un tiempo de convivencia de culturas y religiones en esta parte del mundo.


Conducir la integración en un país concreto, o en un continente como Europa en el contexto de un mundo globalizado, es una tarea para implicar a todos y que debe presidir la generosidad y la racionalidad. Nadie puede creer que sea fácil, pero tampoco hay alternativa.


No vamos a ser tan osados como para pretender ofrecer recetas o soluciones a situaciones tan dramáticas y, a la vez, tan complejas. Una simplificación puede ser considerar el terrorismo y la participación de individuos jóvenes como cualquier otra desgraciada deriva delincuencial de post-adolescentes. Muchas de ellas contienen un germen de autodestrucción propiciado por un aislamiento de la sociedad y de un menosprecio de los valores de convivencia más elementales. Tal sucede con el consumo de drogas, especialmente las menos recreativas y más adictivas que, además, por la ilegalidad, conducen a la marginación y como consecuencia del tráfico, al crimen o al suicidio más o menos disfrazado de sobredosis.


El terrorismo sectario contiene algunos de esos elementos de clandestinidad, dependència y autonegación, pero y sobre todo, el propósito es la destrucción de otros, su muerte y aniquilación en aras de unos objetivos casi siempre desdibujados, situados en un universo del más allá trascendente.


Intentar conocer todas las implicaciones de un fenómenos como el terrorismo obliga a ampliar el foco y intentar comprenderlo en su totalidad.


Solo así se puede ofrecer a unas familias explicaciones y propuestas de qué hacer si te sale un hijo terrorista. De otra manera sólo queda decirles que pidan perdón y si saben y quieren, que recen.


XA, 28AGO2017

Tuesday, August 22, 2017

Siete horas de estado



Como hay tantos mastuerzos que sólo hablan un idioma, no me voy a privar de escribir esto en español. Así les ahorro el esfuerzo de traducir con el Google y evito algunas de las barbaridades que se han estado publicando. “Lost in translation”, además de una película estupenda de Sofia Coppola, es un fenómeno demasiado común en este mundo “globalizado” (entrecomillado por anglicismo. Los globos en español están vacíos).


Por eso voy a recordar las siete horas que el Estat català se constituyó en el único referente de autoridad en el curso de una tragedia como los atentados terroristas del pasado jueves 17 de agosto, que luego se alargaron en la madrugada del 18.


El acontecimiento pilló, naturalmente, a todos desprevenidos. Pero los servicios públicos, notoriamente los asistenciales sanitarios y los policiales se lanzaron a una actividad coordinada y eficaz como si lo tuviesen ensayado. Y el operativo contó en todo momento con la autoridad ejercida por la presidencia de la Generalitat en estrecha conjunción con la alcaldía de Barcelona.


La cúpula del estado, en esta semana supervacacional que sigue el “ferragosto”, estaba de vacaciones. El presidente del gobierno acabándose los percebes en Galicia, el ministro del Interior durmiendo una generosa siesta, el rey, supuestamente Jefe del Estado, ni siquiera estaba en el país. Luego se ha dado a entender que quizá en Noruega, porque visto el problemón, decir que estaba en Dubai era un poco fuerte.


Da igual que el esbirro Millo quiera convencer a la gente que él era la representación del estado en Catalunya, porque no hizo nada más que mirar fijamente el auricular de un teléfono en su despacho, esperando una llamada que no llegó hasta mucho después.


La única que estaba relativamente cerca del centro del poder fue la vicepresidenta Sorayita de las SS. Tan pronto posó su generoso culo en el sillón vicepresidencial se le encendió una lucecita que, al poco rato la dejó absolutamente fijada y sin pestañear: muertos, tiros, gritos en Catalunya...Ya está!! Mandamos el ejército y ya está! Es lo que nos hacía falta... Apenas perdió unos segundos con los mandos policiales y de la Guardia civil porque le dijeron: “...Vicepresidenta, es que allí la competencia la tienen los Mossos”. Pues perfecto, esta es la oportunidad de ponerles el ejército encima. Además son unos inútiles sin puntería, vendidos al poder de la burguesía y sólo valen para la vigilancia de los bosques cuando se les queman…


Algunas mentes algo más sensatas quisieron contradecirla, pero la Sorayita tiene mucho genio y como su mentor para las cosas de Catalunya, el Jorgito Moragas, le dijo por el móvil desde Menorca que podía ser una oportunidad, dedicó toda la tarde a dar la vara a unos y a otros para conseguir un consenso. Hasta que decidió llamar a la Junta de Jefes del Estado Mayor. Todos de vacaciones, menos un general de brigada ya en el borde del retiro y que asume la guardia porque no le gusta la playa. Pero el general, sin contar con otros apoyos en la proximidad, frenó los entusiasmos belicistas. Oiga, que no. Que eso hay que pensarlo. Que la Junta aún no ha resuelto el proyecto de Plan de contingencia para después del referéndum, que llevar soldaditos a Cataluña no es tan fácil, ni siquiera cuando vuelvan cantando aquello de “...De Cataluña vengo de servir al rey / con licencia absoluta de mi coronel / Al pasar por el puente de Santá Clará / se me cayó el anillo dentro del aguá.../”.


Cabreada, pidió a los secretarios y telefonistas que le pusieran con todos los miembros y miembras de las cuerpas y fuerzos de seguridad del Estado (que ya no se lo que me digo). Pero continuó recibiendo evasivas. Por su cuenta, el JEMAD, que ya había decidido pasar de la pava de la Cospe, que a esa hora empezaba a ducharse y quitarse todas las cremas, llamó al Montoro: “Oye, que ésta loca nos quiere meter en un fregao y me parece que no tenemos pasta para pagarlo. ¿Vais a habilitar un crédito extraordinario para esta aventura?”.


A ver si nos entendemos: los militares son unos probos funcionarios que, en situación de reposo, cobran sus sueldecillos y a las tres se van a casa. Hace seis años que no hacen maniobras porque no hay dinero. Pero no para la gasolina de los tanques, que eso se lo fía Repsol. No hay pasta para pagar las primas de campaña y las horas extras de trabajo nocturno, etc. Eso es lo primero que aprendieron cuando se fueron a los cursos de la NATO a Ramsted: si hay que hacer trabajo extra, eso se paga. Igual los oficialillos de la parte baja de la escala se prestan, por la cosa de que hay que acumular méritos para los ascensos. Pero de comandante para arriba y de sargento para abajo están preocupados porque ven que la pensión nos les va a llegar y a ver qué hacen luego. El glorioso ejército francés, con unos sueldos mucho más generosos, ya está hasta el kepis de montar operativos callejeros policiales, entre otras cosas porque el Emanuelillo Macron les debe dos meses de paga extra. Y ya le han dicho que la guardia en las Tullerías o en el Panteón la va a hacer él y la jaquetona de su señora, si le apetece.


Pues eso: el Montoro puso esa cara de gilipollas que le sale tan bien y le dijo al JEMAD: “Ni un duro”. Que el presupuesto ya va de bajada a esta altura del año y no se pueden hacer milagros. Alargaron un poco la conversación debatiendo sobre qué pasaría si hubiesen tiros de verdad. Por ejemplo si al moro le da la vena e invade Melilla. Pero eso los dos lo tenían claro: si hay tiros en serio, pagan los americanos. De entrada, lo que sea con tal que no tengan que venir ellos a pegar los tiros.
“Bueno, pues dígaselo usted a la vicepresidenta, y a sus órdenes”, que lo del saludo y el taconazo aún se lleva en ciertos ambientes.


Con todo ese azacaneo, a la vice le dieron las 9 de la noche y su secretario le llamó la atención para que viese la declaración institucional del Puigdefucker: en catalán y sin subtítulos. “¡Qué cabrón! No nos ha esperado.” Para entonces Marianillo Rajoy ya había llegado a Barcelona, aunque había tenido que hacer una escala técnica en Madrid porque se tenía que cambiar la tripulación del Falcon 900, que ya habían superado las horas de servicio. Durante el largo vuelo e intermedio se dedicó a hacer lo que mejor hace: nada. Por cierto, con notable éxito. Pero el catalán ya le había comido la tostada: se había hecho cargo de la situación, agradecía las ayudas y dedicaciones y se las manejó para, en todo el parlamento, ni mencionar el estado español. A Mariano le trae al pairo, porque eso de salir en la tele a hablar no le va, pero la vicepresidentita sacaba espumarajos por la boca.


Cuando le montaron el facistol y le escribieron el discursito ya era la una de la madrugada, y habida cuenta la habitual tostonera de sus intervenciones, la mayor parte de la audiencia ya se había ido a la cama.


Mientras decidían dónde iban a dormir, porque en la sede de Falange no hay sitio e, incluso, dudando si volverse a Madrid, les llegaron las noticias del segundo ataque en Cambrils. Se les iluminaron un poco las pupilas porque igual ahí la cagaban los Mossos y se abría una oportunidad de meter el cazo. Pero un solo mosso se cepilló a cuatro terroristas con un fusil de asalto (“¿Quien coño les ha vendido eso a estos guardias de la porra?”) y los protagonismos siguieron donde estaban. O más allá.


Pues sí. Durante esas horas el estado, el estado español, estuvo ausente de Catalunya. Igual sirve de ensayo general para las fechas que se aproximan.


Nota: Los fusiles de asalto de los Mossos son los SCAR L que fabrica la industria belga Fabrique National Herstal (FNH) y que en España comercializa la compañía Uniformidad y Suministros de Protección SL. con un contrato de 175.000 euros de los presupuestos de la GenCat. Uniformidad y Suministros es una empresa de Madrid pero de las que no paga mordidas porque no les sale de los cataplines... 
x

Monday, August 21, 2017

Els atemptats, les conspiracions i algunes lleis, com la de Murphy





Davant, o just al darrera d'esdeveniments dramàtics com els atacs terroristes de la setmana passada a Barcelona i Cambrils, és esperable que apareguin tota mena de teories conspiratives. Costa entomar la realitat, amb tot el seu sense-sentit. La imaginació tendeix a cercar explicacions al que no la té i cercar culpables més enllà dels que semblen evidents. De les més primerenques relacionen els atacs amb la situació política actual de Catalunya, essencialment el "prucés" per la independència i publicada i forta oposició per part del govern central. Els atacs tindrien l'objectiu de generar una situació d'inestabilitat que facilités, a l'aixopluc de legislacions antiterroristes, treure l'exèrcit al carrer, prohibir tota mena de manifestacions multitudinàries i, en definitiva avortar el projecte de referèndum i la declaració d'independència de Catalunya.

Això de les bombes i els atemptats té, però, tot un seguit d'incerteses que poden alterar objectius i conseqüències. La història està plena d'atemptats amb bombes d'efectes, sovint, retardats. No sempre és fàcil fer-les esclatar a temps. Tan lluny com 1605, Guy Fawkes va ser enxampat abans que encengués la metxa del que es coneix com "el complot de la pólvora", que pretenia fer saltar pels aires el Parlament amb el rei i tots els lords dins. Val a dir que era un agent dels serveis secrets del Regne de Castella, el que no sorprèn gaire coneixent algunes trajectòries. El 1893, l'anarquista Santiago Salvador llençà dues bombes Orsini a la platea del Liceu de Barcelona i només va esclatar una, tot i que l'altre va causar vint víctimes mortals. En conseqüència es va declarar la llei marcial i un munt d'anarquistes van ser empresonats i torturats i, alguns com Josep Codina i després Mariano Cerezuela, executats, com fou Salvador. La bomba que va elevar al cel a l'almirall Carrero Blanco el 1973 va ser atribuïda al comando Txiquia d'ETA, però sembla que van comptar amb alguna ajuda perquè mai més la banda terrorista va tornar a fer servir el mateix procediment ni la quantitat d'explosius. Argala, el suposat autor de l'atemptat va ser assassinat per uns militars com a venjança cinc anys després.

A l'anterior entrada d'aquest blog s'insinuen similituds dels atacs de Barcelona i Cambrils amb els que tingueren lloc a Madrid l'11 de març de 2004 a l'estació d'Atocha. Agafes un grapadet de morets, els hi menges el coco i els atufes de "costo fino" per a que al·lucinin una mica i vegin que les 99 hurís del Profeta s'assemblen a Charlize Theron, els convences de fer-ne una de grossa i, un cop fet, mires que quedi ni un de viu per explicar-ho. És molt possible que l'objectiu dels terroristes d'Alcanar-Ripoll fos una (o tres) bomba tremenda per a fer-la esclatar a un lloc concorregut i simbòlic com la basílica de la Sagrada Família i environs. Vet aquí que algunes lleis inexorables com la de la gravetat i la d'en Murphy es conjuminessin per activar-se alhora i "la (puta) mare de Satàn", el triperóxide de triacetona (aigua oxigenada i neteja-ungles) els hi petés als morros mentre ho manipulaven. Els que quedaven podrien haver optat per un atemptat dels que en diuen "low-cost" i llançar-se sobre la gent a les Rambles. I una mica més tard (una mica massa més tard) els altres intentessin fer el mateix a Cambrils fins que van topar amb un mosso amb un rifle i sang freda, que els va deixar estirats morts al terra.

En contra de què l'objectiu fos canviar la situació política a Catalunya està que queda encara lluny de dates com la Diada o l'1-O. La desaparició de casa seva dels més joves i l'imam dels collons, un parell de dies abans apunta a una certa immediatesa dels propòsits. La cara de cul del Rajoy a la seva primera compareixença allunya la idea que pogués tenir la més mínima coneixença prèvia, tot i que el clavegueram pot anar ple de merda conspirativa. La CIA i el FSB tenen molta feina i no estan per certes osties. I si sabessin alguna cosa, també ho sabria el Mossad i aquestos són amiguets.

Doncs que sí, que les conspiracions no existeixen, però com les meigas "haberlas, haylas".
Ja veurem com acaba, si troben a l'imam o si finalment enxampen al darrer fugitiu conductor de la furgona de les Rambles, tot i que aquest el més probable és que el pelin, no sigui que en un "hàbil interrogatorio" expliqui fins i tot el que no sap.


..

Sunday, August 20, 2017

Terror attacks in Catalonia



It has been all over the news: this past Thursday, Aug. 17 a van entered Las Ramblas in Barcelona at about 4.50 p.m. (1450 GMT) and plowed into a crowd of tourists and local people strolling down the popular walkway, killing thirteen and wounding more than one hundred. Dead and injured include citizens of 34 countries. The driver fled on foot and is yet to be found. A few hours later in Cambrils, 120 km (75 miles) down the coast from Barcelona, five assailants drove a car jumping a police control onto pedestrians and police officers. A Spanish woman was killed. The Catalan police, the Mossos d'Esquadra Police shot dead five people. Soon the perpetrators were identified as Moroccans and the attack was considered jihadist connected.

The terrorist cell perpetrating the attacks in Barcelona and Cambrils kept similarities with the one responsible for the March 11, 2004 train bombings. It involved close to a dozen of members and, as some specialists have pointed out, they have an initial plan to build an enormous bomb carried in a big truck, using more than one hundred propane and butane canisters, very popular in Spain as a source of energy for kitchens and heating. They could not rent a truck because they lacked the special driving license needed. Then decided to use two mid-size vans, but in manipulating the explosives in a hideout house in Alcanar, the last Catalan village before Valencia, something went wrong and they blew themselves up, resulting in one dead and one seriously wounded. Today the remains of a third person have been found in the ruins of the house. That happened the day before.
Apparently, without the explosives, they resorted to carrying out the driving-through attack in the Ramblas. There is some coincidence of the hour (17.00) the day the 17th, and the year 2017. The members left, went on and tried a second attack in Cambrils waterfront. Intercepted at a police control, they overrun a policeman and some bystanders, wounding several of them. In their fleeing, they hit some obstacle and the car overturned. The terrorists got out of the car and it was apparent they were carrying explosive vests, later found to be fakes. Then a policeman armed with a long weapon (probably an SCAR-L rifle) shot and killed four of the five occupants of the car, the fifth being killed shortly afterward by other plainclothes members of the Mossos police. Four possible accomplices have been detained and at least one has escaped and is being the objective of a massive manhunt all over Catalonia.
Still doubts about the whereabouts of the Imam of the town of Ripoll where most of the identified terrorist are from, the principal suspect of indoctrinating and organizing the terrorist cell. Some findings in the rubble of the house of a possible third person may suggest it could be the Imam.

The rapid and well-organized response of the police forces and the rescue and emergency services in Barcelona have been praised by everybody. For seven long hours, only the Catalan government public officials were in charge and offering information to the people and support to the victims. It took that long for the Spanish authorities to show themselves and react to the tragedy. The Spanish Royal house uttered a half-baked twit message unbecoming of the institution and the circumstances. 
The Catalan Foreign Minister (a portfolio that officially does not exist for the Spanish government) received at the airport the ministers of the same branch of Germany and France, the lady mayor of Paris went to the Delegation of Catalonia in the French capital, to sign the book of condolences. In Catalonia, for those long hours there was only one state: the Catalan.

Regretfully, several media from Madrid offered twisted pieces of information and misinterpretations (and utter lies and fake news) trying to relate the attacks with the independence movement currently active in Catalonia and aiming to discredit it.

The Catalan people response of solidarity with the victims, and the police and authorities management of the crisis setting apart the tragedy from any other matter, will prompt the opposite effect, increasing the feelings of self-sufficiency and containment of a mature and well-organized society, quite ready to move out by itself. 

The next weeks will be determinant, but the path to the independence, even in these dire circumstances, seems to be well set.




Tuesday, August 08, 2017

Pamflets

Les garanties del referendum les dona la confiança

Sentim sovint a arreu que al referèndum li calen garanties. Uns ho diuen per què no es refien dels organitzadors, uns altres per què els hi sembla que calen observadors externs, altres per la complexitat legal dins d'un sistema legal hostil. Però la majoria dels que demanen garanties el que no volen es que el referèndum es faci: mai tindran prou garanties. I, sobre tot, per que en qualsevol circumstància, estan convençuts de que, si es fa el referèndum, guanyarà la proposta a favor de la independencia. Això és el que no volen. Entre nosaltres, ara que no ens sent ningú, ja m'agradaria a mi estar tant segur...
Altres garanties estan en la confiança en el futur. Cert que el futur és el més difícil de predir; sobre tot el futur a llarg termini. Però molta gent, de fet tothom, generalment aposta pel futur en la confiança de que les coses aniran millor. Qui munta una empresa, que fa una carrera, qui cerca i manté una feina, qui fa esport, qui fa recerca, qui demana una hipoteca, qui te fills, tots esperen que el futur els hi sigui favorable. Tots fan una aposta de futur, en el futur.
També hi han grans corporacions que fan apostes de futur. Son gent que maneguen molts diners i tenen moltes responsabilitats davant de qui, també, ha apostat per ells i ha invertit en aquestes empreses. Així Nestlé invertirà 37M d'euros a Girona, Volkswagen escull el port de Tarragona com a gran centre logístic, Zurich Assegurances tria Barcelona per establir un centre mundial de macrodades, el gegant de les telecomunicacions coreà KT s’instal·larà a Barcelona.
També Amazon, que ha comprat terrenys para construir un gran centre logístic al Prat de Llobregat, Hewlett-Packard que invertirà més de 40 MEUR a Catalunya en dos centres “cloud” i Nintendo obre a Tarragona un centre logístic de 13.000 metres quadrats. Easyjet obrirà en El Prat una base operativa després de tancar la de Madrid, Basf invertirà 21 milions d’euros a Catalunya, com fan IKEA, Idilia Foods, Arysta LifeScience o Boeheringer Ingelheim.
Per cert, Barcelona serà seu del Mobile World Congress fins al 2023

Això són garanties de futur. Fer el referèndum i votar SÍ és la garantia que podem oferir a tots aquests que aposten per Catalunya.
Les garanties del referèndum les donarà la confiança. La confiança en un vot majoritari: si voten tres o quatre milions de catalans, els resultats estaran garantits. Per això s'ha d'anar a votar.

L'1 d'octubre vota SÍ.


_____________________________________________

Les coses que interessen a la gent

Davant de certs problemes polítics sovint sentim líders reclamar que del que s'ha de parlar és "de les coses que interessen a la gent" per a, tot seguit, definir quines són aquestes coses. El que és evident és que aquesta definició vol dir quines són les coses que interessen als polítics.
L'exercici de futilitat que són moltes de les enquestes d'opinió fins i tot arriben a fer llistats i ponderacions, generalment valorades en tants per cent que donin suport a una opinió o altra. No crec que ningú pugui prendre decisions basades en, per exemple, que el 2,8% dels ciutadans considerin que la sanitat o les pensions ocupen el 5è o el 8é lloc en la llista de preocupacions.
Quan arriba una oportunitat de decidir, com és la proposta d'un referèndum, la decisió recull diferents opinions i interessos sobre les coses que interessen a la gent:
Que la situació econòmica permeti que hi hagi feina per tothom, que les decisions polítiques siguin a favor i no en contra de la gent (el preu de l'electricitat, la renda mínima, les prestacions per la dependència, etc.), que l'ús de la llengua no sigui una baralla contínua de supervivència, que es redueixin les llistes d'espera, que no hi hagi escoles en barracots, que els trens arribin a l'hora, que desapareguin els peatges d'autopistes pagades vint vegades, que els autònoms no paguin més impostos que els empresaris, que els empresaris no hagin de fer de recaptadors d'impostos i pagar l'IVA abans de cobrar les factures, que els impostos que es recapten al país retornin proporcionadament, que els jutges s'adaptin el país i no el país als jutges, que els pagesos cobrin almenys el mateix que els intermediaris, que es recuperi la memòria històrica que ens prengueren fa 80 anys i les famílies trobin els seus membres desapareguts...
El que interessa a la gent és poder decidir. I decidir és quelcom que només es pot fer quan no depens de ningú per a decidir, que ets independent. Si és el que interessa a la gent, cal votar que SÍ.

_________________________________________
El poder municipal és el poder del poble

Els ajuntaments són les estructures de poder més properes al ciutadà. Es poden elegir cada quatre anys i, en general, tothom es coneix, llevat dels municipis molt populosos. La figura de l’alcalde acostuma a resultar familiar fins i tot en aquestos grans municipis. Alhora conegut, d’una certa confiança i, també, algú a qui culpar quan les coses no van com cal.  A Catalunya la immensa majoria dels alcaldes s’han manifestat a favor del dret a decidir. Ho han fet en públic, davant de tothom, al Palau de la Generalitat. També quasi tots aquestos, uns 800, s’han afiliat a favor de la independència de Catalunya dins l’AMI, l’Associació de Municipis per la Independència.

Els municipis són responsables d’una part molt important d’allò que més afecta als ciutadans de forma directa: els carrers, les escoles, els edificis comuns (esportius, mercats, etc.), l’aigua corrent, el clavegueram, la neteja, la recollida de la brossa, la vigilància i cura del medi ambient, el trànsit, la conservació del patrimoni i una bona part dels serveis socials (dependència, beneficència, ajudes, etc.).

Per a fer això tenen els recursos procedents dels impostos: el municipals com l’IBI (dels bens immobles), els de construccions i obres, o els dels vehicles. També alguns altres en forma de taxes, es a dir impostos per activitats i subministres com l’electricitat, el gas o les línies telefòniques en part per la ocupació d’espai públic i altres més petits sobre obertura d’establiments, festes  i demés. Això però, no arriba ni de molt per a cobrir les necessitats d’un poble o una ciutat. Cal, a més, una substancial aportació dels diners que l’estat recapta i que hauria de distribuir entre els ajuntaments. Aquesta part és més problemàtica per què son diners que recapta l’estat i distribueix segons els seus criteris i conveniències. I això gaire be mai és ajustat. Acostumen a primar criteris poblacionals de manera que els municipis amb menys població, que forçosament han de proveir serveis a vegades en terminis d’una unitat ( un mestre, un guàrdia, un treballador social), sempre fan curt.

Tot el moviment recentralitzador dels successius governs de l’estat espanyol recents ha maltractat als ajuntaments. I lògicament, de retruc, als ciutadans. Les quasi inevitables restriccions a les que ha forçat la crisi econòmica, han repercutit molt intensament sobre els municipis, i gaire be gens sobre l’estructura de l’estat central que s’ha estimat més rescatar bancs podrits i fer AVEs que no van enlloc. Això han estat decisions polítiques. I no porten camí de canviar.

Si 800 alcaldes creuen que només amb la independència es pot canviar aquest estat de coses, potser que no vagin equivocats. Per això els hi haurem de donar suport. L’1 d’octubre tenim una oportunitat, votant SI al referèndum. Ens hi juguem molt.



Tarragona pel Sí